La depresión que no es

La vida es muy simple, pero insistimos en complicarla.
Confucio

La patologización de la vida cotidiana está llegando a límites insospechados. Y quizás una de las muestras más claras de ello, muy popular en estas fechas, es el síndrome o depresión postvacacional.

Esta serie de emociones e incomodidades que muchas personas experimentamos, al volver de un prolongado periodo de vacaciones, no es un trastorno psicológico. Puede que sea molesto, que nos ponga tristes, que nos quite el sueño o que nos haga estar especialmente irascibles. Pero no responde a ningún criterio diagnóstico avalado por la comunidad científica.

Quizás es más producto de esta costumbre que hemos ido adquiriendo de buscar una causa externa a todo lo que ocurre en nuestro interior. E intentar solucionarlo, etiquetándolo como un problema de salud mental, para que sea tratado, con terapia o medicación.

Este modelo de comportamiento dependiente, termina consiguiendo que nuestra vida sea como una permanente huida de un problema externo a otro. Sin aceptar que la tristeza, la incomodidad o la dificultad transitoria para dormir es, sencillamente, un proceso natural de adaptación a una realidad más estructurada.

Si hay que poner una salvedad a esta situación. Es, cuando volver trabajo, nos produce una intensa angustia o ansiedad. Quizás provocada por una situación de acoso laboral o de estrés laboral. Pero esto, que si debe ser abordado, no es producto de la reincorporación. Es algo que sufríamos antes de las vacaciones. Y que en ellas, simplemente, olvidamos.

Especialmente preocupante puede ser esta situación si la observamos en los más pequeños. Si volver al cole, les produce miedo, o cualquier otro síntoma de ansiedad -más allá de la excitación de los primeros días-, deberemos plantearnos si puede existir alguna situación de bullying, sobre la que tengamos que intervenir.

Como hemos comentado al principio, volver al trabajo, es un proceso normal. Uno al que muchas personas quisieran tener la oportunidad de acceder.

A pesar del “síndrome postvacacional” de marras.

Les dejo mi intervención en Buenas Días Canarias, sobre este tema

Anuncios

¿Personas tóxicas?

En el fondo son las relaciones con las personas lo que da sentido a la vida.
Karl Wilhelm Von Humboldt.

 

No existen las personas tóxicas. No es un diagnóstico, ni nada parecido a un concepto derivado de la evidencia científica. Es solamente una forma más -y cruel-, de etiquetar a personas que nos resultan molestas, sea por la razón que sea, en la que queremos encontrar una justificación para evitar lidiar con ellas.

Pero esto no es psicología, ni como ya he comentado responde a una clasificación de trastornos psicológicos o psiquiátricos. A pesar de esto, nos hemos encontrado como el concepto se ha popularizado entre nosotros y, en cierta forma, se ha asentado como una justificación para dejar una relación, apartar a una persona u olvidarnos de invitar a alguien a una cena de amigos.

Las personas tenemos en ocasiones etapas más o menos prolongadas en nuestra vida, en las que puede resultar muy complicado estar a nuestro lado. Podríamos llamarlo entonces, “etapas tóxicas”. Son esos momentos en los que nos invade la negatividad, la tristeza o el enfado. Circunstancias en las que resulta muy complicado estar a nuestro lado. Para algunas personas estas conductas se han convertido en la forma de relacionarse con el mundo.
Aunque obviamente, convivir a diario o en ocasiones, con una persona que se comporta de esta forma, puede resultar una empresa muy frustrante. Nos puede llevar a situaciones emocionales difíciles y no deseadas.

Pero la solución no está en ignorarlas o apartarlas. Al menos desde la psicología, este no puede ser el mensaje. Nosotros tratamos estas conductas, que se pueden considerar como la expresión de algo que necesita ser abordado, para cambiarlo. Y si, es posible que en algunos momentos aconsejemos a personas cercanas sobre un cierto distanciamiento, pero nunca recomendaremos un abandono o aislamiento de una persona que queremos o apreciamos, por su incapacidad para relacionarse de forma positiva.

He querido dejar constancia hoy sobre esta moda de las personas tóxicas porque creo, que si bien pueden existir situaciones -de dependencia emocional, falta de respeto, maltrato …-, que aconsejen que nos apartemos de alguien, nunca se deberá a que sea “tóxica”. Como he dicho al principio, no existen las personas tóxicas. No para un psicólogo.

Respeto

Poderoso discurso de Meryl Streep el pasado fin de semana al recibir el premio a una carrera dedicada a hacernos sentir. Una intervención consagrada a valores esenciales para el ser humano, que cada vez están más en cuestión.

El arte, junto con el periodismo, son baluartes que reflejan cual es la salud mental de una sociedad. Por esto son los primeros receptores de las iras de las mentes totalitarias. A quien no respeta, no le gusta que le lleven la contraria.

Por esto es especialmente relevante que recordemos la importancia de la expresión artística, en todas sus variantes, en el bienestar humano. Que lo reivindiquemos en la educación y que exigamos su protección a quienes tienen la responsabilidad de facilitarlo desde el ámbito público.

El arte, como el periodismo, son expresiones de la libertad. Y no tienen, en ocasiones, porque ser comprendidos o compartidos en sus diferentes manifestaciones. Solo respetados. Es así de sencillo.

Porque cuando se pierde el respeto, como señala Meryl Streep en su intervención, es contagioso. Cuando quien debe dar ejemplo, actúa como un matón burlón de patio de colegio, corremos el peligro que esto se entienda como un permiso para hacerlo también.

Si queremos un mundo mejor, más sano mentalmente, no podemos permitir que se silencie la voz de quienes nos hacen emocionar con sus expresiones artísticas. Tampoco podemos desproteger a quienes se empeñan en contarnos lo que ocurre a nuestro alrededor. Nos aislaríamos emocionalmente del mundo. Y hacerlo, por más que nos intenten convencer de lo contrario, es el comienzo de nuestra autodestrucción como raza humana.

Cuando solo vemos el exterior

Lizzie Velásquez, estadounidense de Texas, tenía 17 años cuando consultando YouTube, vió un video titulado “La mujer más fea del mundo” le llamó la atención. Duraba apenas ocho segundos y ya tenía cuatro millones de visualizaciones.

Le ganó la curiosidad e hizo clic. Y se quedó de piedra. La mujer de la que hablaban era ella.

“Estaba impresionada”, cuenta Velásquez. “Pero no fue hasta que empecé a leer los comentarios cuando me hundí del todo”.

“¿Por qué la tendrían sus padres?”, decía uno de los textos. “Que la quemen”, otro.

La lista era larga.

Algunos de los que decidieron dejar su opinión por escrito sugerían que debería suicidarse, incluso había quien aseguraba que se quedaría ciego si la viera por la calle.

Velásquez no pudo dejar de leer cada uno de los comentarios. Y eso que había cientos.

“Lloré noches enteras. Era apenas una adolescente y pensé que mi vida había acabado”, recuerda.

“No pude contarle a nadie sobre el tema. No le dije nada a mis amigos. Estaba demasiado impresionada”.

Y eso que Velásquez estaba acostumbrada al acoso diario por su aspecto.

Doble condición

Nació con dos enfermedades raras. Una de ellas, el síndrome de Marfan, es una afección de los tejidos conectivos y se caracteriza por un aumento inusual de la longitud de los miembros.

Su segundo padecimiento es la lipodistrofia, que provoca una distribución anormal de la grasa corporal.

Como consecuencia de ambas, Velásquez no puede ganar peso, no importa cuánto coma.

El primer día en la guardería, por ejemplo, sus compañeros retrocedieron al verla, por miedo.

Su historial médico incluye una cirugía ocular, una de oído, reconstrucción total de los pies, pruebas de densidad ósea e incontables entradas y salidas del hospital con el objetivo de determinar cuál era la enfermedad que sufría.

No fue hasta el año pasado cuando por fin la diagnosticaron.

Ahora tiene 26 años, mide metro y medio y pesa 27 kilos. Está totalmente ciega del ojo derecho y tiene discapacidad visual en el izquierdo.

También suele sufrir agotamiento e infecciones con frecuencia, como bronquitis.

En noviembre fue ingresada en el hospital debido a un problema con su esófago que la hacía vomitar todo lo que comía.

Y ahora se está sometiendo a escáneres de corazón para determinar si el síndrome de Marfan afectó a ese órgano.

Otro problema de salud recurrente lo suele tener con su pie derecho. Lo fractura con facilidad porque no tiene grasa en el talón.

Pero todo esto no la detiene.

d61b9b56878848a840e5c275e4ee3b33“Cabeza alta”

Cuando nació pesaba 1,2 kilos y los médicos dijeron a sus padres que no sabían cuánto viviría y que, en cualquier caso, tendrían que cuidar de ella por el resto de su vida.

Sus padres, sin embargo, dicen que en aquél momento no pensaron “¿por qué nos está pasando esto a nosotros?” y que todo lo que querían era llegar a casa para empezar una nueva vida.

Y por esa actitud asegura Velásquez que les debe a ellos su capacidad para pensar en positivo. Así lo hacía cuando la acosaban en la escuela o se burlaban de ella en la calle.

Sus padres le insistían en que debía ir al colegio con la cabeza alta, sonriente, y ser amable con todo el mundo, la trataran como la trataran.

Y ese mensaje le quedó grabado.

Por eso, ahora dice que felizmente perdonaría a los autores de aquél video de YouTube que tanto la hizo sufrir hace 9 años.

“No sé qué estarán viviendo”, sugiere. “Aunque mi vida puede ser dura por momentos, ellos podrían estar pasando por algo mucho peor”.

Además, cuando aquello ocurrió, Velásquez decidió que podía hacer algo más con su vida.

Abrió su propio canal de YouTube para hacer saber a la gente quién era realmente la persona de la que hablaba el video de “La mujer más fea del mundo” y para animar a otros a sentirse cómodos en su propia piel y tener confianza en ellos mismos.

La iniciativa fue todo un éxito y ahora tiene 240.000 suscriptores.

Además, uno de los videos colgados en el canal, el de su participación en 2013 en la serie de conferencias de TED con una charla titulada “¿Cómo te defines a ti mismo?”, acumula más de siete millones de visualizaciones.

Inspiración para otros

Velasquez dice que la comunidad que se ha creado en torno a su presencia en internet es increíble y que recibe comentarios de personas que dicen que han sido intimidadas y que le agradecen su ayuda.

Pero sus intenciones no terminan ahí.

Ahora se asoció con Tina Meier, cuya hija Megan se suicidó después de haber sido acosada en internet, y juntas están haciendo campaña para que los representantes del Congreso de Estados Unidos voten a favor del primer proyecto de ley federal contra el acoso escolar.

De aprobarse, todas las escuelas del país tendrían que registrar cada uno de los casos. Además, se destinarían fondos federales a luchar contra este tipo de intimidación.

Y ahora todo este trabajo contra el acoso, además de su propia historia, será recogido en un documental.

La directora del film, Sara Hirsch Bordo, insiste en que no trata de la historia de Velásquez sino que es una historia universal, dirigida a todos aquellos que han sido acosados.

“El triunfo ante la adversidad es una historia universal”, explica.

“Y tan pronto como Lizzie se hizo más abierta y honesta, con su charla para TED y sus videos en YouTube, quedó claro que la gente estaba sedienta de una historia en la que alguien se levanta y dice ‘no voy a ser una víctima, voy a cambiar esto'”.

Fuente BBC .com

Alerta: CiberBullying

Las cifras son alarmantes, se estima que tres cuartas partes de la población estudiantil han sido víctimas de ciberbullying al menos una vez durante el año escolar. Un grupo menor de adolescentes, pero igual de alarmante afirma ser víctima de acoso una o dos veces al mes. Un porcentaje menor, un 3% de los adolescentes denuncian sufrir ataques todos los días. Estas cifras muestran que este es un problema que se no se debe tomar a la ligera y que afecta a muchos más adolescentes de lo que se piensa. El problema es que la mayoría no denuncia.

La tecnología ha conectado a la sociedad de una forma que nunca antes se había visto. También ha creado un entorno en el que los niños y niñas, no son capaces de alejarse de quienes los atacan. Son muchas las amenazas que este nuevo mundo digital puede presentar.

El ciberbullying es una de ellas. Las víctimas están expuestas al maltrato a todas horas, sin importar donde se encuentren. En muchas ocasiones el acoso se vuelve viral, más personas se unen y se multiplica el efecto de indefensión y vulnerabilidad que experimenta el niño o niña acosado.

Ante estos, muchos padres y madres, se encuentran indefensos. No conocen el medio y la forma de poder abordar una amenaza de estas características.

Es importante que como progenitores seamos conscientes de lo que nuestros hijos e hijas hacen tanto en el mundo real como en el digital. Debemos estar al tanto de cómo se relacionan y qué tipo de trato dan y reciben. No sólo debemos velar porque estén a salvo del ciberbullying sino porque no sean ellos agentes de ningún tipo de acoso.

Cuando compramos a nuestros hijos o hijas un smartphone se debe especificar cuál es el uso que se espera que hagan de él y dónde están los límites del mismo. También es importante mantener una supervisión constante sobre la actividad online, para detectar posibles conductas inadecuadas cuanto antes y prevenir un problema mayor.

Se les debe hacer partícipes de que todas las acciones que llevan a cabo pueden afectar a otras personas y que está en sus manos elegir si quieren influir o negativa. Se debe insistir a los adolescentes es que todo lo que publican en internet es susceptible de ser utilizado para perjudicarlos en un futuro, por lo que deben aprender a ser cuidadosos sin necesidad de vigilancia constante. De ese modo se sentarán bases sólidas de confianza con los hijos que serán muy beneficiosas a largo plazo.

La mejor forma de contrarrestar el ciberbullying es la educación

Enseñarlos a tener un buen comportamiento tanto dentro como fuera de la red es fundamental para luchar contra el acoso a los menores. Establecer normas claras sobre lo que se considera un mal comportamiento en Internet puede ser determinante a la hora de evitar que sean participantes activos de situaciones de ciberbullying.

Además, se debe enseñar a ser solidarios y empáticos, de forma que puedan ayudar a posibles víctimas de ciberbullying o, en caso de ser ellos las víctimas, ofrecerles las herramientas y el apoyo que necesiten para salir de esa situación sin sufrir graves consecuencias.

La educación es la clave para conseguir que el ciberbullying no sea un problema grave para nuestros hijos e hijas y para que tengan una interacción saludable y provechosa con Internet.

¡No te equivoques! Tod@s estamos en Internet, de una u otra forma. En la siguiente infografía podrás encontrar algunas claves de este fenómeno que es el ciberbullying y como afrontarlo.

Fuente: Psicoglobalia.com

OnlineBehaviorD4_español-01-900x9633

Infografía de @Andyfgarcia08

No l@s dejes sol@s

El bullying es el maltrato físico y/o psicológico deliberado y continuado que recibe un niño por parte de otro u otros, que se comportan con él cruelmente con el objetivo de someterlo y asustarlo, con vistas a obtener algún resultado favorable para los acosadores o simplemente a satisfacer la necesidad de agredir y destruir que éstos suelen presentar.

El bullying implica una repetición continuada de las burlas o las agresiones y puede provocar la exclusión social de la víctima.

Bullying-Acoso-Escolar-Infografía-1

Características del Bullying

– Suele incluir conductas de diversa naturaleza (burlas, amenazas, agresiones físicas, aislamiento sistemático, etc.).

– Tiende a originar problemas que se repiten y prolongan durante cierto tiempo.

– Suele estar provocado por un alumno, apoyado por un grupo, contra una víctima que se encuentra indefensa.

– Se mantiene debido a la ignorancia o pasividad de las personas que rodean a los agresores y a las víctimas sin intervenir directamente.

– La víctima desarrolla miedo y rechazo al contexto en el que sufre la violencia; pérdida de confianza en sí mismo y en los demás y disminución del rendimiento escolar.

– Disminuye la capacidad de comprensión moral y de empatía del agresor, mientras que se produce un refuerzo de un estilo violento de interacción.

– En las personas que observan la violencia sin hacer nada para evitarla, se producefalta de sensibilidad, apatía e insolidaridad.

– Se reduce la calidad de vida del entorno en el que se produce: dificultad para lograr objetivos y aumento de los problemas y tensiones.

Tipos de Bullying

Podemos hablar de varios tipos de acoso escolar que, a menudo, aparecen de forma simultánea:

Físico: empujones, patadas, agresiones con objetos, etc. Se da con más frecuencia en primaria que en secundaria.

Verbal: insultos y motes, menosprecios en público, resaltar defectos físicos, etc. Es el más habitual.

Psicológico: minan la autoestima del individuo y fomentan su sensación de temor.

Social: pretende aislar al joven del resto del grupo y compañeros.

Fuente: imageneseducativas.com

El caso de Finlandia o como resolver el problema de una forma empática

Finlandia es un país en el que la cuestión educativa es considerada una auténtica prioridad nacional. Finlandia ha ocupado en los últimos años el primer puesto en educación primaria, así como en educación superior y formación en el Índice de Competitividad Global (ICG) del Global Economic Forum, resultado de un fuerte énfasis en la educación en las últimas décadas. Esto ha proporcionado a la fuerza laboral con las habilidades necesarias para adaptarse rápidamente a un entorno cambiante y ha sentado las bases para sus altos niveles de adopción tecnológica y de innovación.

Finlandia es hoy uno de los países más innovadores de Europa, ocupando el segundo puesto en la tabla, sólo por detrás de Suiza. Desde que la OCDE comenzara en el año 2000 a elaborar su informe PISA, Finlandia ha acaparado los primeros puestos del podio en Europa por su excelente nivel educativo. Hoy Finlandia es considerado un país con uno de los mejores sistemas educativos del mundo.
acoso-escolar

Pero a pesar de lo indicado anteriormente Finlandia también sufre de importantes retos en el sector educativo. Al igual que en otros países Finlandia vive con inquietud el acoso escolar. ¿Cómo abordan en Finlandia el acoso escolar? KiVa es un acrónimo sencillo de las palabras finlandesas Kiusaamista Vastaan (contra el acoso escolar). Con esta iniciativa, Finlandia está logrando frenar el acoso escolar y el ciberbullying en sus aulas. Implantado ya en el 90% de los colegios de educación básica su éxito ha resultado tan arrollador que contar, o no, con este proyecto ya es un requisito que muchos profesores y alumnos tienen en cuenta a la hora de elegir y valorar un centro educativo donde trabajar o estudiar.

KiVa surgió de un serio compromiso entre la comunidad educativa y el gobierno finlandés.  «El proyecto se fue poniendo en marcha aleatoriamente en los colegios finlandeses», cuenta Christina Salmivalli, profesora de Psicología en Turku y una de las creadoras de KiVa. La universidad realizó, unos años después, un estudio para evaluar cómo se iba desarrollando el programa.

Los resultados fueron espectaculares. «Fue el mayor estudio realizado en Finlandia. Participaron 234 centros de todo el país y 30.000 estudiantes de entre 7 y 15 años. KiVa había logrado reducir todos los tipos de acoso en los colegios. Los casos de acoso escolar desaparecieron en el 79% de las escuelas y se redujeron en el 18%», explica la profesora.

 

Sólo con un año de implantación los investigadores comprobaron que en algunos cursos el número de niños acosados bajó incluso un 40%. Pero además se llevaron una grata sorpresa al constatar que «KiVa también aumenta el bienestar escolar y la motivación por estudiar, al mismo tiempo que disminuye la angustia y la depresión», dice Salmivalli.

Fuente: muhimu.es