Soledad

La soledad es buena pero necesitas a alguien que te diga que la soledad es buena.

Honoré de Balzac

En otras palabras, la soledad puede ser buena, si la elegimos. Pero lo cierto es que el aislamiento social forzado y no querido, se ha asociado con efectos perniciosos sobre nuestra salud mental, estudio tras estudio. Esto ha llevado a algunos investigadores a considerar el aislamiento duradero tan pernicioso para nuestra esperanza de vida como lo puede ser el tabaco. Parecen demostrarse su asociación con el incremento del riesgo de enfermedad cardiovascular, infarto o Alzheimer. Podemos decir que el aislamiento social nos puede matar.

No estamos hablando de la necesidad de estar a solas de vez en cuando, habiéndolo elegido, por supuesto. Lo hacemos de no sentirnos parte de este mundo, de no tener conexiones sociales o de no sentirnos apreciados o queridos.

El primer problema del aislamiento social es admitir que lo padecemos. No es algo fácil. De hecho es algo que puede ser insalvable. Al hacerlo sentimos que somos unos fracasados, que somos los responsables que ocurra. Que poco podemos hacer para remediarlo.

Por ello es importante el reconocimiento de esta señal, que no es solo un sentimiento. Una vez seamos conscientes de ello, nos toca elaborar un plan. Será nuestro programa de reconexión.

Empezar por nuestros viejos amigos, por las personas con las que, con el paso de los años perdimos contacto, puede ser una primera opción. Puede funcionar. Una segunda parte de este plan es el establecimiento de nuevas conexiones. Conocer personas puede ser complicado si nos quedamos en nuestra zona de confort.

En un gimnasio, acudiendo a eventos culturales, o participando en reuniones que se planeen a través de las redes sociales, pueden ser otras opciones que nos ayuden a no seguir aislados de nuestro mundo.

Estas, y otras posibilidades, debemos estructurarlas. Es esencial incluirlas en nuestra agenda de vida, y no saltarnos lo planeado. Al principio puede resultar difícil, e incluso sentirnos fuera de lugar. Es normal. Estamos desentrenados. Pero, a medida que vamos haciéndolo, estableciendo conversaciones y hablando con otras personas, iremos acostumbrándonos a ello y considerándolo una parte esencial de nuestra vida.

Ahh, un último consejo para reconectar. Recuerda que escuchar atentamente es la mejor forma de comunicar con otras personas.

¿Qué nos detiene?

Si te identificas con cualquiera de estas creencias recuerda que no estás solo. Todos tenemos pensamientos y tendencias poco sanas, enterradas muy profundos dentro de nosotros y que a veces asoman. La clave es ser consciente de estos, reconociéndolos y arreglándolos antes de que se vuelvan parte de nuestra rutina diaria.

1. El presente es un indicador del futuro

Cuando las cosas no están funcionando en nuestro favor, tendemos a pensar que el futuro nos depara un poco más de lo mismo. Por algún motivo extraño, no seguimos este mismo tren de ideas cuando las cosas están yendo bien.

2. Es demasiado tarde para hacer cambios

No habrá un sendero perfecto para caminar por la vida para ninguno de nosotros. Frecuentemente sentimos sobre nosotros la presión de las fuerzas externas como familia, amigos, y trabajo. Si las cosas no se alinean de forma perfecta, tendemos a asumir que hay algo malo en nosotros, lo cual no es verdad. Tienes permiso para retroceder y hacer los cambios necesarios. Solo tienes que darte la vuelta y escoger algo nuevo.

 3. Ser vulnerable es peligroso

La sociedad nos enseña a no sentir las cosas demasiado profundamente y a no comentarlo. A menudo tenemos demasiado miedo de contarles a los demás, lo que significan para nosotros. Esto no es sano. Amar es ser vulnerable. La felicidad es vulnerabilidad. Si quieres abrirte a hermosas oportunidades, la vulnerabilidad es el precio que debes pagar. Ponte de pie frente al mundo y di “¡Este soy yo! ¡Tómalo o déjalo!”

4. Estar a solas es un problema

¡Estás equivocado! El verdadero problema es si no te sientes a gusto estando contigo mismo cuando estás con alguien será todavía peor, y es tiempo de cambiar eso. Hay que escoger las relaciones con sabiduría. No permitas que la soledad te envíe de vuelta con alguien con quien no quieres estar. La soledad es increíblemente sana. Ama cuando seas feliz, no cuando necesitas a otra persona para que lo consiga.

5. El encajar es algo bueno

Ignora tus dudas. Olvida la noción de que necesitas encajar. ¡Es momento de sobresalir! Piénsalo… si pasas toda tu vida concentrándote en lo que todos los demás dicen de ti, ¿no terminarás eventualmente olvidando quien eres? Cuando te liberas de las opiniones de los demás, tu presencia comienza a liberar a quienes te rodean también.

6. Hay algo perfecto para mí

A menudo los seres humanos piensan que es posible alcanzar la perfección. Buscamos el amor, amistad, casa, trabajo perfecto, etc. El problema con perseguir la perfección es que esta no existe en un estado estático. La vida es un viaje continuo que evoluciona sin parar. Todo lo que es “perfecto” eventualmente caerá en la imperfección. Sin embargo, con paciencia y una mente abierta, un trabajo imperfecto puede convertirse en una carrera enriquecedora y una casa imperfecta puede convertirse en un hogar acogedor. Es solo un asunto de dejar de perseguir la perfección.

7. Todo lo que te hacen es personal

Las personas pueden volverse tóxicas para sí mismas y para quienes las rodean cuando creen que todo lo que ocurre en el mundo es un ataque directo hacia ellas mismas. Sin embargo, la verdad es que lo que las otras personas dicen tiene más que ver con ellos que contigo. La forma en que las personas reaccionan a ti está directamente correlacionada con sus experiencias de vidas, heridas, y perspectivas. Gran parte de nuestra tristeza, dolor, y decepción es producto de tomar las cosas a modo personal. Simplemente no te aferres a su opinión y usa tu intuición como guía.

8. Nunca deberías estar triste

El deseo constante de estar felices es lo que nos hace miserables. Nada en la vida es constante. Nunca habrá una felicidad permanente y nunca habrá una tristeza absoluta. Nuestros estados de ánimo siempre se moverán entre estos dos extremos. Sin uno no puede existir el otro. En todo momento estamos comparando como nos sentimos ahora a como nos sentimos en otra ocasión – comparando un nivel de nuestra satisfacción con otro. Sal y vive tu vida a su máxima capacidad, disfruta las noches y acepta los momentos malos. Lo positivo, lo negativo y todo lo que haya entre medio. No te concentres solo en la felicidad, sino en tener una vida completa.

¿Más solos que nunca?

La soledad es más prevalente entre los jóvenes que en los jubilados, revela una encuesta llevada a cabo en el Reino Unido.

Casi 60% de los jóvenes de entre 18 y 34 años dijeron sentirse solos.

El estudio, sobre los grandes cambios en la forma como vivimos e interactuamos, encontró que en todas las edades, una de cada 10 personas a menudo se siente sola y este estado puede tener un impacto en la salud física del individuo.

child-438373_640

La encuesta, llevada a cabo por al Fundación de Salud Mental, también revela que hay un descenso en el sentido de comunidad y una mayor atención al trabajo.

En conclusión, dice el sondeo llevado a cabo con 2.256 personas de todas las edades, la tecnología se ha convertido en un medio inigualable de conectar a la gente, pero también ha logrado aislar a los individuos como nunca antes.

Puedes seguir leyendo este artículo en BBC Salud

¿Mejor a solas?

A veces simplemente queremos estas a solas. Puede que para pensar com más calma, para poder apreciar la compañía o simplemente por placer. Te dejo unas cuantas razones que pueden ayudarte a entenderlo. Es mi pequeño tributo a la soledad.

Un fin de semana en el que no tienes planes, no tienes responsabilidades, y ningún lugar para ir, clasifica como uno de los mejores fines de semana que puedes tener.

Algunas veces tus amigos tratarán de hacer planes contigo y no tienes razones para decir que no a no ser de que quieras estar solo todo el día. (Tu plan es no tener planes, la gente debe entender eso, ¿cierto?)

Un buen álbum, libro, o show de televisión puede mantenerte distraíd@ por más tiempo de lo que puede una fiesta, una discoteca o un bar.

Irse a una cabaña en la mitad de un bosque para pensar por un tiempo es como la mejor idea para unas vacaciones.

No hay nada más emocionante que planear un paseo largo, en carretera, porque sabes que vas a poder pensar en tus cosas, escuchar tu música, y poner tus canciones por horas y horas hasta que se acaben. ¿Habrá algo mejor que esto?

Cuando alguien dice que no puede comer solo en un restaurante, te preguntas, ¿en serio? ¡Ese es uno de los mejores placeres de la vida! ¿Comida? Bueno. ¿Un libro? Bueno. ¿Ninguna conversación en absoluto? Perfecto.

La peor cualidad que algún posible amante podría tener es “dependencia”. Tú necesitas tu espacio como necesitas el aire para respirar. Esto es esencial. ¿Si necesitan estar cerca de ti todo el tiempo? Ufff.

stock-footage-man-walking-alone-in-the-forest

Aunque estés apegad@, buscarás horas para pasar tiempo por tu cuenta, sólo para mantenerte cuerd@ (y para mantener tu relación saludable y feliz también).

Si alguien que te conoce te fuera a describir, una de las palabras que usaría con toda razón sería: independiente.

Tu intuición es tan buena porque pasas una increíble cantidad de tiempo sol@ y cultivándola.

Mientras las personas a tu alrededor odian estar solas, tu consideras que es una alegría poder seguir en tu capricho de soledad y este sentimiento es mucho mejor si vives sol@, porque tienes mucho tiempo para hacer todas esas pequeñas cosas que haces cuando no hay nadie alrededor.

Estas siempre trabajando en un proyecto – normalmente algo artístico – y empiezas a ponerte ansios@ si no puedes trabajar en el por unos días.

Cuando sales con otras personas, prefieres salir con cada uno o en un grupo pequeño. Entre más intima y profunda sea la conversación, mucho mejor.

Eres observador – mirando y analizando el comportamiento de las personas – y, paradójicamente, eres bastante querid@, lo que puede ser un problema sabiendo todo el tiempo que quieres pasar por tu cuenta.

Pasar a solas un día entero te hace sentir más tú que nada en el mundo.

Normalmente te gusta el frío, el clima lluvioso, ya que esto te da más excusas para quedarte en tu casa hibernando y leyendo, sentado al lado de la chimenea, pensando, acostad@, escribiendo en tu diario.

Si no estás pensando en las importantes preguntas de la vida, debes estar muert@.

Ya que le pones suma importancia a pasar tiempo sol@, estas más presente y atent@ cuando pasas tiempo con otras personas, porque no sientes como si estuvieras perdiendo tiempo para estar sol@.

Preferirías ir a caminar o ir a la playa sol@ que acompañado, lo que no quiere decir que no te guste ir con otras personas, sólo que es una experiencia más enriquecedora si lo haces solo.

Seguro que es divertido tomar vino con amigos, pero, ¿tener una botella de vino para ti solo al final de un largo día? Es 100% el paraíso perfecto.

Ir de paseo a un nuevo lugar por tu cuenta (aun si el nuevo lugar está muy cerca) es tu idea para pasar un buen rato. Estas siempre planeando una aventura solo, yendo a una aventura solo, o regresando de una. Experimentar el mundo con tus propios ojos sin la opinión de nadie más no es solo un deseo, es una necesidad esencial para ti.

No hay nada en lo absoluto que pueda hacerte sentir mal cuando alguien te cancela un plan y te deja con tiempo para ti sorpresivamente. Tu quedas como, “Que bien, ¡más tiempo para mí!” y es realmente un increíble sentimiento de alegría.

 

TRANQUILIDAD

url

Lo se, no es lo más popular en esta época. Escribí ayer sobre ello y me gustaría compartir con vds. esta charla de Susan Cain sobre la introversión y el derecho a la tranquilidad, a la observación, a la reflexión …. en un mundo que nos empuja a uniformarnos para parecernos todos. Espero que les guste tanto como a mí. De alguna forma me ha parecido adecuado en este día de recogimiento para muchos y de descanso para otros muchos.