¿Muchas prisas?

¿No están cansados de tener prisa todo el rato? Parece que el mundo se nos fuera de las manos, que no supiésemos dosificar lo que tenemos que hacer. Y, en muchas ocasiones, nos vemos inmerso en una espiral de prisa. En la cual parece que no tenemos tiempo para hacer nada. Que sea lo que sea siempre nos queda algo por hacer. Que no somos capaces de disfrutar mínimamente, el momento..

Y a nuestro lado continuamente, nos están repitiendo que vivamos el presente. Que es el único momento que existe. Que dejemos de mirar al futuro y preocuparnos por él. Que el pasado, pasado esta. Y otra cantidad de sandeces, que lo que consiguen, en general es hacerlo sentir una sensación de incapacidad permanente. De falta de compromiso con nosotros mismos.

Frente a esto realmente, solo podemos tomar dos actitudes: una resignarlo, y vivir una vida de frustración; otras tomar las riendas de nuestra vida y ponernos a ello.
Si nos decidimos por esta segunda opción, empecemos organizando nuestra vida y nuestro tiempo. Con mucha paciencia, con mucho cariño, y con mucha compasión con nosotros mismos. No vamos a ser capaces de hacer todo lo que creemos que podemos hacer, en el tiempo que queremos hacerlo.

Pero, pero poco a poco, siendo realistas con lo que podemos conseguir, nos terminaremos sorprendiendo, con el paso del tiempo, de todo aquello que hemos logrado..

Este será nuestro mayor motivación para continuar con nuestros proyectos y con nuestros objetivos.

El jueves que viene les espero por aquí. Sin prisas.

Anuncios

¿Cuando un Hábito se convierte en una adicción?

Sea perder peso o terminar un trabajo, desarrollar un hábito es algo muy beneficioso, si queremos conseguirlo. Exige perseverancia, constancia y compromiso. Pero ¡cuidado! En algunas circunstancias un hábito puede convertirse en una adicción. Estos son algunos indicadores de que puede estar ocurriendo esta transición poco saludable.

Consecuencias negativas

Una de los mayores señales que un hábito se está convirtiendo en una adicción, es el incremento en las consecuencias negativas del mismo. Mientras que un mal hábito puede tener consecuencias negativas menores, tales como subir de peso, una adicción puede ser algo mucho más serio y resultar en serios problemas de salud, legales o económicos.

Un adicto puede encontrar la forma de evitar dichas consecuencias, pero no lo conseguirá para siempre. El abuso continuo de su adicción, sean drogas, alcohol o apuestas online, además de las mencionadas consecuencias, es el punto de partida de la adicción.

Pérdida de control

Un hábito es algo que controlamos. Si piensas que tus hábitos te están causando problemas, somos capaces de ajustar nuestra conducta para evitarlo. Cuando tenemos una adicción, sin embargo, perdemos el control sobre la cantidad de tiempo y energía que le dedicamos. En otras palabras, es la adicción la que controla al adicto.

Algunas personas pueden tener más propensión a desarrollar una adicción (Everitt 2014) , especialmente si son más impulsivas o inestables. Esto podría explicar, en parte, porque no todos los usuarios habituales se convierten en adictos.

Actitud defensiva

Un adicto es totalmente consciente que su conducta se está convirtiendo en algo problemático. Esta consciencia le conduce a menudo a adoptar una actitud defensiva ante las preguntas más inocentes. Pueden negar que exista un problema o incluso tratar de esconder su conducta adictiva.

¿Por qué vas a trabajar?

Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida
Confucio

Cada cuál tiene sus razones. Pero el trabajo es algo más que realizar tareas. Nos ayuda a desarrollarnos, identificarnos e incluso realizarnos tanto profesional como personalmente. O así debe ser. Te ayudamos a identificar las razones de un trabajo bien … sentido

1. Es un desafío mental 
Cada día es una historia nueva en el trabajo. No sabes qué pasará ni qué problemas se plantearán. Despiertas tus capacidades y encimas las empleas en busca de soluciones. En definitiva, mantienes la mente despierta.

2. Interactúas con otras personas 
Cuando vas a trabajar te relacionas con tus compañeros, hablas de cosas del trabajo o de la vida en general..Estás en un entramado social que te hace sentir parte de algo, que te hace sentirte conectado al mundo. Eso es muy valioso para cualquiera.

3. Aumenta tu autoestima 
Saber que alguien confía en ti para desempeñar un trabajo te da el valor y la seguridad para desempeñarlo lo mejor que puedes.

4. Te realizas a diario 
No sé si te das cuenta pero cada día estás involucrado en un proceso que va a dar lugar a un resultado. Tú eres una pieza clave en ese proceso. ¿Eres consciente de lo importante que eres?

5. Estableces una trayectoria profesional 
Tienes que considerar este trabajo como un paso a la siguiente fase de tu vida. Ahora mismo estás en un campo de pruebas para la próxima experiencia que llegará. Aprovéchalo.

6. Te puedes permitir cierto estilo de vida 
A mí no me gusta pensar que el dinero es un motivo por el que ir a trabajar. Pero es verdad que el dinero te permite disfrutar del estilo de vida que quieres llevar. Viajes, eventos, salidas..Es una buena manera de motivarte cada mañana: saber que tu sueldo te ayudará a hacer lo que quieras.

¿QUÉ QUIERES HACER CON TU VIDA?

No te preguntes que puede darte la vida si no qué le puedes dar tú a la vida.

Víctor Frankl

La pregunta se las trae. Lo más habitual es pensar que depende de muchas circunstancias, que nos condicionarán, marcando nuestro camino. Luego está la otra versión, la que nos dice que podemos vivir nuestra vida a tope, ser felices y tener éxito, dejar buenos recuerdos y marcar una diferencia.

A la mayoría de nosotros esta segunda opción nos parece imposible. Pensamos que solo quien es afortunado tiene la posibilidad de vivir así. Que nuestro papel está limitado a observar a quien lo hace. Pero no es así.

Podemos construir nuestra nueva vida, con tiempo, energía, y dedicación. Conseguirlo depende más de nuestra perseverancia y convencimiento en hacerlo, que de nuestras circunstancias personales. Te damos algunas pistas que pueden hacer que cambie nuestra forma de pensar y nos pongamos a ello.

Encuentra tu pasión. O lo que es lo mismo, aquello que te pone ese brillo especial en los ojos, que te hace perder la noción del tiempo cuando estás en ello. Para encontrarla, es necesario que sigas tus instintos, tus emociones, e identificar que es lo que te hace vibrar. Y dedicarte a ello.

Ten propósito. No vale la pena hacer lo que no le ves sentido. Esfuérzate en encontrárselo. Aunque en ocasiones no es sencillo, no debemos cejar en nuestro empeño. No vivamos nuestra vida en modo automático, con la sensación que gran parte de nuestro tiempo no depende de nosotros.

MeaningfulLife_Intro_MdMantente en forma. Podemos estar toda la vida de una dieta en otra, cambiando de gimnasio, leyendo acerca de nutrición o salud. Pero si no nos comprometemos a ello a largo plazo, serán una continua fuente de frustración. Por esto es conveniente ser realistas y plantearnos objetivos pequeños. Solo poco a poco se consigue cimentar un nuevo estilo de vida.

Da. En los buenos o malos momentos, cuando tienes mucho o poco, estés alegre o triste; recuerda estar ahí para quien esta peor que tu. Siempre tienes la posibilidad de dar, de contribuir a mejorar la vida de alguien.

La vida no es nada si no compartimos, ayudamos y damos. Convirtámonos en una persona con la que queramos estar. Alguien que respetemos y que nos inspire.

Abandona tu zona de confort. Estamos acostumbrados a hacer lo mismo todos los días, a vivir en un ambiente “seguro”, aunque no nos guste mucho ¡es lo que conocemos!.

Se aplica aquello de ¡más vale malo conocido que bueno por conocer!, una de las mayores trampas que puedan existir para evitar conocer cosas nuevas, por miedo al riesgo. Y así nos podemos pasar toda nuestra vida.

Salgamos de la zona y retémonos a nosotros mismos en cada oportunidad que tengamos para ello. Tratemos de hacer algo nuevo cada día, aunque nos de un poco de miedo. Así extenderemos nuestras fronteras y veremos la vida desde otro punto de vista.

Simplifica tu vida. Para todo siempre hay una forma más sencilla, fácil y más rápida de hacerlo. No es magia, se llama dedicación y concentración. Perdemos mucho tiempo en cosas superfluas que nos apartan de lo que queremos hacer de verdad. Por esto cuando alguien te diga que conseguir algo que quieres es “complejo”, desconfía. O bien no te va a ayudar, o simplemente no tiene ni idea como hacerlo.

La vida es mucho más simple de lo que quieren hacernos entender. El camino más sencillo puede ser, a veces, el menos evidente. Pero no dejes de buscarlo.

Aprende a disfrutar de la vida. Vivir el momento, experimentándolo intensamente, agradecidos y enfocados a lo que tenemos y no en lo que querríamos tener. Ese es el truco. Y la actitud que puede cambiar tu vida por completo.

Usa el poder de la atracción. Les cuento algo en voz bajita. Cuando estás disfrutando de la vida, atraes. Es como un imán. Las personas que lo hacen, resultan seductoras. Su energía se contagia y atraen a más personas que están en el mismo nivel de energía.

Ver la vida en positivo, con actitud constructiva y con ganas de compartirlo, es absolutamente magnético.

Estas propuestas son solo un comienzo. Poco a poco, si las sigues, cambiarán tu forma de ver la vida.