Principios del Cambio

El mundo que hemos creado es un proceso de nuestro pensamiento. No puede ser cambiado sin cambiar nuestro pensamiento.
Albert Einstein.

Cambiar puede resultar muy complicado, especialmente cuando atravesamos momentos difíciles. O cuando hemos consolidado hábitos negativos acerca de nosotros y de los que ocurre a nuestro alrededor.

Pero hay cosas que podemos hacer para modificarlo. Si queremos. Son cambios que nos animarán a crecer y crear un modo de pensar diferente acerca de nosotros mismos. Aceptándonos y queriéndonos. ¿Empezamos?

Deja de compararte con los demás
Todos tenemos esta tendencia, pero es una costumbre absolutamente inútil y negativa. Entender que todos estamos en nuestro propio viaje y que no importa donde estén los demás, es esencial para comenzar. Una vez somos conscientes de esto, podremos ser libres para disfrutar nuestro propio camino en la vida, como la aventura que es. Esto va de tu propio progreso y no el de otros. El cambio se basa en entender que estás mirando tu vida desde un lugar independiente del de otras personas. Eres único.

Entendiendo el poder de tu modo de pensar
Puedes pensar que tu mal humor se debe a otras personas o a circunstancias externas que no puedes controlar. Pero realmente es una elección. La que eliges como reaccionar a determinadas circunstancias. Tienes la posibilidad de ajustar tu modo de pensar, ya que es enormemente poderoso. Elegir ver las cosas desde tu punto de vista, sin importar lo negativo que pueda parecer resulta algo clave para desarrollar tu cambio personal de forma más sencilla.

Aprender a quererte
Has escuchado esto un millón de veces, pero aceptarte completamente, y sin juzgarte, es la única forma de conseguir ser la mejor versión de ti mismo. Esto significa aceptar tanto tus fortalezas como tus debilidades. Es desde este punto de partida donde realmente puedes empezar a moverte de una forma auténtica por tu vida. Se trata de crear una paz mental contigo mismo y desprenderte de la versión negativa de ti, que puedas haber construido.

Saber que el viaje nunca termina
El cambio nunca acaba. No dejamos de crecer como personas. No llegaremos a la perfección ¡por mucho que lo intentemos! Esa es la gran noticia. Porque la vida no va de eso. Va de ampliar nuestros conocimientos y perspectivas, continuamente. Una vez lo aceptemos, se convierte en algo más fácil relajarnos y conseguir la felicidad que merecemos.

El viaje del cambio es el viaje de la vida. Es nuestro trayecto de empoderamiento. Tiene que ver con abandonar las perspectivas negativas que nos hemos creído y ser capaces de ver nuestra existencia de otra forma. Esta es la única manera que podemos vivir con verdadero significado, siendo conscientes de nuestro potencial y capacidades.

Actualízate

Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante. La vida, en realidad, es una calle de sentido único.
Agatha Christie

Todos llegamos a un punto en nuestras vidas (varias veces), en el que nos cuestionamos el significado de nuestras metas, sueños, potencial y, en general, el sentido de lo que somos o hacemos.

Es la base de una vida plena. Desde la conexión con otras personas, con nosotros mismos, nuestro lugar en el mundo y nuestra jerarquía de necesidades. Es normal que sea así. Somos seres vivos en constante cambio y pensar que lo que nos satisfacía hace unos años, lo tiene que hacer ahora, puede llevarnos a una continua decepción.

Actualizarnos, como si de un sistema operativo se tratase, va de movernos a un siguiente nivel. La fuerza que mueve este proceso es nuestra propia motivación. La necesidad de encontrar sentido a nuestra vida. Algo que no para nunca.

Este concepto, acuñado por el psicólogo Abraham Maslow, se centra en la motivación para desarrollar nuestro entendimiento y sabiduría, sobre el potencial y capacidades que poseemos. Es pues, un ejercicio de auto conocimiento continuo, que nos hará ser los protagonistas de nuestra vida.

A muchas personas, esta autoactualización se les resiste. Les cuesta cambiar una estructura de pensamiento programada para conseguir una determinada estabilidad y no salir de ella. Pero los cambios ocurrirán, queramos o no. Dependerá de nuestro deseo de crecer si ocurren con nosotros a los mandos o dejándonos llevar. Es diferente, por supuesto.

Si no tienes claro como hacerlo, te ayudamos con algunas indicaciones que puedan resultarte útiles.

Comienza a ver la realidad de una forma capaz. Se trata de ver lo que ocurre con una visión balanceada y de aceptación. Una observación participante y comprometida contigo mismo.

Entendernos sin juzgar. Es la habilidad de vernos a nosotros y los demás sin juicios, entendiendo las circunstancias de una forma empática y compasiva.

Apreciar la vida. Entenderla en todas sus variaciones. Respetando lo diferente y siendo capaces de disfrutar de las pequeñas y grandes cosas.

Conectarte. Es la habilidad de crear conexiones profundas, relaciones que aporten significado y nos ayuden a crecer.

Tus valores. Es ese sentimiento de estar viviendo tu vida de acuerdo a lo que sientes que es correcto ahora. Sabiendo que es tu camino y que refleja como eres.

Emociones. Es la capacidad de expresarlas de forma clara y liberadora. De una forma constructiva, siempre pensando en que beneficie a quienes quieres y a ti mismo.

No siempre será sencillo conseguir vivir nuestra vida con sentido. Pero, no olvidemos, ser mejor persona, exige un compromiso y entrenamiento diario ¿Nos ponemos a ello?

¿QUÉ SENTIDO TIENE TU VIDA?

La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada.

José Ortega Y Gasset

Preguntado así, cualquiera de nosotros se quedará dudando. Pero seguro que, tras unos titubeos, saldrán aquellas cosas que son importantes, que nos motivan, que nos emocionan.

Esto es lo que le propuso Patricia Boyle, neuropsicóloga y experta en Alzheimer, a un grupo de residentes en centros de la tercera edad. Boyle define el propósito en la vida como “la tendencia psicológica a entresacar el significado de las experiencias vitales y la posesión de un sentido de intencionalidad que conduce nuestra conducta”

How-to-find-your-Purpose-in-Life3

En su investigación descubre que tener un propósito en la vida, sentirla con significado, estaba asociado a muchas otras consecuencias positivas: una mejor salud mental, menos depresión, felicidad, satisfacción, crecimiento personal, autoaceptación, mejor sueño o longevidad, entre otras muchas.

El estudio realizado por esta experta en Alzheimer durante siete años, también descubre que, de los participantes que desarrollaron esta enfermedad (155 de 951), aquellos que puntuaron alto en “propósito en la vida”, mostraban un menor deterioro cognitivo por la misma. Parecía como si tuviesen una reserva cerebral, que les permitía afrontarla mejor.

Una vez más la ciencia nos muestra la importancia de cuidar nuestra salud mental. Más allá de intentar no estar enfermos, se trata de procurar que nuestra vida tenga significado para nosotros mismos. La relación que esto parece tener con como nos sentimos y, todavía más, con como nos sentiremos en el futuro, resulta cada vez más evidente.

Estar enfocados en lo que hacemos diariamente, es algo muy importante. Lo hemos comentado en multitud de ocasiones. Pero tener un sentido general de hacia donde vamos y que es lo que mueve nuestras vidas, resulta esencial para sentir cada momento de la misma.