No es tan sencillo

Por bien que uno hable, cuando habla demasiado acaba siempre por decir una necedad.
Alejandro Dumas

Escuchamos o leemos que para vivir mejor nuestra vida lo mejor es dejar ir, perdonar, soltar, fluir, y un montón de propuestas más, que de tanto utilizarlas se han quedado casi huecas.

Lo malo de la proliferación de los sistemas de soluciones rápidas, sean libros de autoayuda talleres de fin de semana o conferencias magistrales, es que, en muchos casos transmiten una idea de que cualquier cosa la podemos solucionar con un mínimo de esfuerzo.

Pero el esfuerzo es necesario, y mucho. Perseverancia, determinación, decisión, tolerancia a la frustración, y, en muchas ocasiones, ayuda profesional, son los componentes esenciales para conseguir superar nuestros problemas o mejorar nuestra vida.

A esto es a lo que se dedica la psicología. Basándose en la evidencia científica, utiliza métodos terapéuticos para ayudar a las personas a cambiar, mejorar, a pasar los momentos complicados, y aprender a ver la vida de otra forma.

Para conseguir esto hace falta algo más que haber pasado por situaciones difíciles en nuestra vida o haber visto o leído cualquier libro. Trasladar nuestras experiencias personales haciendo entender a otras personas que ellas pueden conseguir lo que nosotros creemos haber conseguido, es simplemente una estafa.

Se aprovecha de un conocido efecto en psicología que se refiere al impacto que tiene el modelo en cualquiera de nosotros. Puede llevarnos a decidir cambiar por nosotros mismos, inspirándonos. Pero ahí se queda, en el momento inicial que, si no es continuado puede llegar a producir el efecto contrario, frustrándonos.

Anuncios