La autoestima baja es como conducir por la vida con el freno de mano puesto

Maxwell Maltz

Es bien sencillo, la baja autoestima procede de la multitud de condicionantes que nos rodean desde que nacemos. Si tenemos suerte, éstos potenciarán nuestra visión positiva de nosotros mismos. Si no es así, irán haciendo que nos queramos cada vez menos. Pero ¿Cuáles son las causas que pueden estar influyendo en una baja autoestima? Nos centramos especialmente en las que ocurren en la familia.

Críticas continuas. Si crecemos escuchando que cualquier cosa que hagamos no es suficientemente buena ¿Cómo vamos a construir una imagen positiva de nosotros mismos?

Si te critican, hagas lo que hagas, o por mucho que le pongas empeño, va a resultar realmente complicado que desarrolles confianza en ti mismo. Creer que estás continuamente “fallando” puede ser realmente doloroso y frustrante. Y tiene una influencia crucial en nuestra autoestima.

Falta de apoyo. Es muy difícil motivarte para conseguir más, trabajar más o imaginar que mereces más, si tus padres o educadores no están pendientes de ti. No aprecian ni tus mayores logros.

Es más, no saben que es para ti un logro, lo que puede provocar, más adelante una sensación de estar olvidado, no reconocido o de sentirse poco importante. Esto nos puede llevar a pensar que nadie realmente te tiene en cuenta. Que no significas nada para nadie.

Incluso puede llevarnos a sentir que debemos pedir perdón por nuestra existencia.

Conflicto en la pareja. Si los padres están haciéndose daño continuamente, faltándose al respeto, intentando que el otro se sienta mal, los niños y niñas absorben esta emociones negativas. Les provoca inseguridad, tristeza, ansiedad y miedo

Si a esto añadimos conductas incoherentes o impredecibles de alguno de los padres, la indefensión aumenta. Puedes llegar a sentir que tienes la culpa de lo que está ocurriendo entre tu padre y tu madre. Cuando no es así.

Esta sensación de estar maldecido puede acompañarnos hasta nuestra edad adulta.

Si a este cóctel familiar, le añadimos los efectos de un posible acoso escolar y una familia que lo minimiza o ignora, una escuela no preparada para lo diferente, la influencia de los modelos que se muestran en los medios y RRSS, o el trauma haber sufrido abusos durante la infancia, comprenderemos muchas de las razones de una baja autoestima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.