Quiérete

No digas no puedo ni en broma, porque el inconsciente no tiene sentido del humor, lo tomará en serio, y te lo recordará cada vez que lo intentes.
Facundo Cabral

Quererse no es algo fácil. Principalmente porque no nos enseñan a hacerlo. Incluso podemos decir que hacen todo lo contrario. Nos llevan a pensar que hacerlo es un ejercicio de autocomplacencia. Incluso de inmodestia.

Pero quererse no es hacer lo que otros, o la sociedad, dicen que debemos hacer. Y la mayoría de nosotros no sabemos como hacerlo. Puede resultar una tarea difícil e inabordable. Hoy te voy a proponer como empezar a hacerlo, con estos simples cinco pasos.

Perdónate.

Es muy sencillo odiarse por los errores que has cometido, lo hicieses hace una semana o hace años. Dado que es tan común, parece que es lo natural. Castigarnos por todo lo que creemos -o hemos- hecho mal.

Pero equivocarse forma parte del proceso normal de aprendizaje. En lugar de odiarnos, utilicemos éste para ello. Para perdonarnos, si es menester que lo hagamos. Y por encima de todo, para enfocarnos en la lección que hemos aprendido de ello.

Anímate.

Ponte de tu lado. Sé tu mejor fan. Asegúrate de tener tu propio apoyo, en lugar de boicotearte con dudas e inseguridades, muchas veces sin fundamento. Sea algo que sabes hacer o algo que estás intentando hacer por primera vez, recuerda que el apoyo más decidido debe venir de ti mismo.

Tómate unos minutos al día para evaluarte lo más objetivamente posible. Para revisar lo que has hecho durante el día. Para valorar que punto has conseguido lo que te proponías. Y para revisar los posibles fallos o errores cometidos. Hazlo con voluntad de aprendizaje, con cariño hacia tu propio esfuerzo. Piensa en lo que puedes cambiar o modificar para mejorar.

Rétate.

Hacerlo es totalmente compatible con quererte. Es posible aceptarte, conocerte y plantearte nuevos retos a conseguir. Puede ser estudiar una carrera, o participar en una prueba atlética popular, o aprender a cocinar o a bailar el mambo.

Sal de la mentalidad de “Yo nunca podré hacer esto o aquello”. No sirve de nada. Claro que algunas cosas no podremos conseguir. Por esto es importante conocernos y querernos. Es la forma de plantearnos objetivos realistas y posibles, que nos lleve a lograr estos retos.

Cuídate.

Eres importante. No tengas miedo a tratarte bien. Esto exige cuidados tanto físicos como mentales. Bebe agua. Come de forma saludable. Haz ejercicio. Duerme. Haz lo que sea necesario para cuidar tu salud mental. Sin ti, es imposible conseguirlo. Si, suena evidente. Pero si tu no te cuidas, ¿quien lo hará?.

No es tan complicado. Simplemente aplícate lo mismo que le aconsejas a otras personas que quieres. Las consecuencias, tanto a corto, medio como largo plazo, serán magníficas. Te lo aseguro.

Acógete.

Eres fantásticamente humano. Tienes debilidades, fortalezas, tienes el potencial de cambiar el mundo siendo tu mismo. Hay millones de formas de quererte a ti mismo, pero debes practicarlo. Ese es tu objetivo.

Hazlo con cariño, con paciencia, con compasión. En definitiva, se consciente que, queriéndote, abrirás todo un mundo de posibilidades para querer a otras personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s