La vida de verdad

El entusiasmo es la madre del esfuerzo, y sin el jamás se consiguió nada grande.
Ralph Waldo Emerson

Podemos esperar a que todo se desarrolle como queremos … y esperaremos toda la vida. O podemos ponernos a ello siguiendo estos consejos

jonathan-bean-284904.jpg

Olvida la suerte, esfuérzate. Pocas cosas ocurren por casualidad. La suerte tiene la costumbre de llegar a aquellos que están trabajando. Si esperamos a que algo suceda hemos perdido el control. Es el reino del miedo y la ansiedad. Si vivimos con propósito y capacidad, poco importa lo que ocurra fuera, siempre que logremos filtrar lo que nos rodea e identificar lo que nos afecta en verdad. Puede resultar simple, pero esto es solo el principio.

providence-doucet-87304.jpg

Deja de preocuparte por los fallos. Para una persona comprometida, no existen. Si te equivocas cien veces, habrás aprendido cien lecciones. Si te comprometes contigo para crear aquello que realmente te importa, tu cabeza se organiza. Una vez lo consigues, tus emociones se ordenan, ya que la forma que piensas es la forma que sientes. Y una vez que esto ocurre, aumenta tu capacidad de crear y manifestar lo que quieres.

caroline-attwood-301743.jpg

Trabaja con claridad. Lo que el ser humano necesita, además de confianza, es claridad. Si debes atravesar una multitud, tu confianza te puede ayudar a hacerlo, aunque tropieces con muchos. Pero si además ves con claridad y estás centrado en tu camino, conseguirás hacerlo sin pasar por encima de nadie. La confianza ayuda a pensar que puedes conseguir lo que te estás planteando. La claridad te hace ser consciente de cada paso a medida que lo vas haciendo.

tanja-heffner-259382.jpg

Acepta las personas o cosas que no te gustan. Para conseguir manejar diferentes situaciones en nuestra vida, necesitamos diferentes identidades. Si transitamos fluidamente entre estas situaciones sin rigidez, podremos manejarlas hábilmente y sin problemas. Si nos empeñamos en permanecer inamovibles como una roca, no conseguiremos avanzar.

andrew-branch-106863.jpg

Olvida tus cálculos. Que no te engañen. Aspirar a lo mejor puede ser una gran trampa. Coloca tus expectativas tan altas, que dejas de disfrutar de lo cotidiano, de los pequeños placeres que componen la vida real. La mayoría de nosotros tiene la oportunidad de hacer grandes cosas a diario, pero lo minimizamos. Si nos centramos en ser mejores personas en lugar de en grandes objetivos, nos sorprenderán los resultados.

Espero que les resulten de utilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s