La Vuelta

Volver a nuestra rutina habitual tras un período como el que acabamos de vivir, puede no resultar fácil. La Navidades están llenas de emociones, de reencuentros … de comida ¡y de gastos! que, en muchos casos, han alterado totalmente nuestras costumbres en un corto período de tiempo.

Si, además, hemos sido de los afortunados que hemos podido disfrutar de unos días adicionales de vacaciones de nuestro trabajo, el retorno puede ser especialmente complicado. Estas fiestas, pueden tener la especial capacidad de conseguir distraernos de nuestras preocupaciones habituales, aunque éstas sigan ahí a la vuelta.

Para conseguir sobrevivir a este reingreso, podemos seguir los siguientes consejos:

  1. Ajustar el período de sueño poco a poco. Nos va a costar acostumbrarnos a levantarnos temprano de nuevo. Esto puede causarnos mal humor y distracciones. Tengámoslo en cuenta, especialmente si tenemos que estar alerta, para conducir por ejemplo. Irnos a la cama más temprano puede ser una magnífica idea.
  2. No intentar resolverlo todo. A la vuelta a la oficina, encontraremos muchas tareas que retomar. Y podemos desesperar, si no somos capaces de sacarlas adelante con la misma celeridad que hacíamos antes de Navidad. Prioricemos aquello que es importante, y regulemos el resto para los días siguientes. No intentemos solucionarlo todo el primer día.
  3. No me entran los pantalones. Hemos comido … y bebido, más de la cuenta. Además, hemos dejado nuestra rutina de ejercicio estos días, por las fiestas, los amigos, la familia … No pasa nada, siempre que no intentemos recuperar, en un solo día, nuestra forma y peso de hace un par de semanas. Poco a poco lo conseguiremos. Pero añadirle frustración al estrés de la vuelta, no ayuda para nada.
  4. Los demás también están de vuelta. Este último consejo se hace especialmente importante, si tenemos niños y niñas, que han tenido vacaciones. Les va a costar volver a sus hábitos y estarán cansados e irritables. Es nuestro papel entenderlo así, para poder ayudarles.

Por último, recordar la normalidad de estos cambios. Las personas nos acostumbramos a los hábitos que resultan agradables y nos cuesta volver a aquello que percibimos como obligatorio. Por esto, quizás el mejor consejo para esta vuelta sería no intentar hacerlo todo golpe, y recordar los buenos momentos vividos con la alegría de haberlos disfrutado en lugar de con la pena que hayan pasado.

Y, como recomendación final. Vive la aventura de vivir ¡todos los días!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s