¿Cómo lo consigo?

Quizás es una de las preguntas que más recibimos en la consulta de psicología.

Las personas, en general, suelen tener una idea aproximada de aquello que les gustaría cambiar en sus vidas. Desde aprender a tocar la guitarra a conseguir un trabajo, todos esperamos un empujoncito que nos ayude ¿o que nos dirija? a conseguirlo.

Sin embargo, diversos estudios nos dejan bastante claro la importancia de otros factores en la consecución de nuestros objetivos de cambio. Una de las mayores razones por las cuales no conseguimos estas metas es nuestra falta de compromiso. Si, lo sé, resulta muy duro leerlo, pero lo cierto es que estamos inmersos en un modelo de sociedad en la cuál esperamos que todas las respuestas vengan de fuera.

En un interesante experimento sobre relaciones interpersonales G. Oettingen y sus colaboradores de la Universidad de Nueva York dividieron a los participantes en tres grupos. Al primero se le pidió que pensase en los aspectos positivos del cambio, al segundo que lo hiciese en los aspectos negativos de la situación que querían cambiar y, por último, a un tercer grupo se le pidió que contrastarán los posibles efectos positivos del cambio con los aspectos negativos reales de la situación actual.

A todos se les preguntó cuales eran sus expectativas de conseguir sus objetivos.

Los investigadores hallaron que la técnica de contraste era la más efectiva para animar a las personas a elaborar planes, pero únicamente cuando las expectativas de éxito eran altas. Cuando no era así, sucedía todo lo contrario. Contrastar parecía estar conduciendo a las personas evaluar si el objetivo era accesible o no. Si no lo era, simplemente lo dejaban.

Es interesante destacar la importancia de abordar los cambios poniendo en la balanza todos sus aspectos, los positivos y los negativos. Esto nos permite, al contrastar, conocer realmente cual es el peso que tiene cada uno de ellos, además de una perspectiva totalmente diferente si sólo valoramos un lado de la cuestión.

La importancia que tiene esto sobre nuestra forma de actuar es crucial. Si somos nosotros mismos los que estamos valorando el balance de nuestras propias propuestas, adquiriremos un compromiso desde el principio.

Si decidimos ir adelante con nuestros proyectos debemos confiar en nuestro criterio. Con los debidos asesoramientos, consejos o impulsos, somos nosotros los que nos comprometemos.

Es una aventura personal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s