¿Quieres cambiar tu vida? (II)

La semana pasada te proponíamos empezar tu cambio con Cuerpo y Hábitos. Esta semana toca lo que te rodea.

SEMANA 2: LIMPIEZA DE ESPACIOS, ASUNTOS Y LO QUE TE RODEA

nostalgia-635619_640
Limpiar el espacio. Todo lo que no sirve, que no estorbe. Guardar lo viejo en el depósito no vale. Límpia y ordena todos los rincones, todas las mesas, todos los armarios y por todas partes. Piensa: cada cosa que hay en tu casa no solo ocupa espacio, sino que además se lleva un poco de tu energía, hasta la cosa más pequeña ¿vale la pena? Durante algún tiempo yo misma fui fanática de este método y tiré casi todas mis cosas (porque estaban viejas, feas y estorbaban). Deja sólo lo realmente útil, las cosas que te alegren, que te inspiren y que te generen bienestar. Aquí hay un detalle: si aún tienes ese oso de peluche que te regaló esa persona especial en 1998 pero ya no estás con él o ella, pues también es hora de despedirse del oso, o lo que quiera que sea, por más “positivo” que te parezca. Tíralo y no lo pienses, verás que será más facil respirar, especialemente si después limpias el polvo y el piso.

Limpieza de asuntos y deberes. Piensa ¿hace cuántos años quieres aprender inglés? ¿hace cuánto que tenías planeado ir a San Paletas a ver a tu tía? ¿cuántos puntos de los propósitos de año nuevo pasas al año siguiente cada vez? Piensa en todas las promesas similares que te has hecho y has hecho a los demás, y decide qué hacer con ellas, hay dos opciones: (1) lo haces o….(2) lo tachas de la lista para siempre, Que si no puedes tachar de la lista a la tía, pues compra el billete de tren o autobús hoy, o alista tu automóvil porque mañana mismo estarás allá. Haz lo que tienes que hacer en vez de cargar con el peso de esas responsabilidades. Un muy buen amigo mío dice que es algo así como llevar sobre tus hombros un mono que no te deja estar tranquilo. A medida que dejas todo para después, el mono crece y te tapa los ojos, juega contigo y apesta.

Limpieza de lo que te rodea. Acaba con las relaciones interpersonales que son como un lastre, y/o te hacen sentir triste o de mal humor. No relacionarse con aquellos que critícan constantemente y nunca están satisfechos con nada, con aquellos con quienes ya no tienes nada en común y que no te enseñan nada bueno no sólo no es un pecado, sino que es muy saludable. Date permiso de decir no, de no sonreir si no te nace, de no ser tan educado como deberías si no te place, de ser sincero; si ese es el costo de la libertad, vale la pena pagarlo. En cuanto a los padres, por más que la relación con ellos sea dificil (y espero que no) lo mejor es intentar mejorarla, y pasar más tiempo con ellos.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Quieres cambiar tu vida? (II)

  1. ”Un muy buen amigo mío dice que es así como llevar sobre tus hombros un mono que no te deja estar tranquilo. A medida que dejas todo para después, el mono crece y te tapa los ojos, juega contigo y apesta.”

    gran parrafo y gran verdad¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s