Mindfulness y su aplicación al mundo laboral

Antes de atender al tema explícito de este artículo es importante conocer qué es el mindfulness (que en español se ha traducido por atención plena).

Mindfulness consiste en prestar atención, de una manera consciente, a la experiencia que está teniendo lugar en el momento presente, con interés, curiosidad y aceptación, a la vez que sin juzgar. Esto se traduce en mantener una atención plena, en aquello y quienes nos rodean.
El mindfulness nos permite aprender a relacionarnos de una manera directa con nosotros mismos, además de suponer una oportunidad para trabajar conscientemente con nuestro estrés, dolor o desafíos vitales.

Trabajar conscientemente en lo que está ocurriendo, y por qué nos afecta como nos afecta, nos permite deshacernos de esa preocupación, que surge al no prestar atención, al no estar presentes en el momento en cuestión, bien sea por descuido, por olvido o por una actitud automática a escapar de aquello que nos rodea. De esta manera, podemos recuperar nuestro equilibrio interno.

Es mediante una atención plena, como conseguimos una mayor capacidad para discernir el presente, analizarlo y vivirlo plenamente, observando tanto aquello que nos daña y que tenemos que enfrentar, como buscando nuestras fortalezas que nos permitirán ser conscientes de quienes somos y donde estamos.

¿Cómo aplicamos el mindfulness al mundo laboral y qué beneficios nos aporta? Tiene que ver con el muy presente estrés, en los ámbitos labores. Mindfulness, nos permite desarrollar recursos internos de autobservación y autorregulación que nos dan herramientas para desactivar esa reacción que nos lleva al estrés crónico.

Observar y ser conocedores de nuestras reacciones corporales y emocionales en una situación de estrés nos ayuda a conocerlo y analizarlo. Saber porque está ocurriendo nuestra reacción, nos ayuda canalizarla y conducirla a una que nos beneficie más. La incorporación de la tradición meditativa a la psicología, nos ayuda a enfocar la realidad y aceptarla, sin respuestas negativas por nuestra parte, nos ayuda vivir más plenamente y a no llevar a cuestas el estrés.

El mindfulness nos permite a su vez realizar los cambios necesarios para vivir de un modo más consciente y eficaz. En cuanto al ámbito concreto de trabajo, el entrenamiento de esta práctica nos permite aumentar nuestra capacidad de tratar las situaciones estresantes, permitiéndonos hacer elecciones conscientes y coherentes, una mayor creatividad a la hora de resolver conflictos y tomar decisiones.

Mantener el equilibro mental ante situaciones desafiantes, nos permite liderar grupos involucrándonos en ellos y trabajando en equipo, creando y fomentando hábitos de trabajo saludables.

Colaboración de Zaask en Cámbiate

Si estás más interesado puedes leer este artículo de J. García-Campayo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s