Propósitos

En un mundo superior puede ser de otra manera, pero aquí abajo, vivir es cambiar y ser perfecto es haber cambiado muchas veces.
John H. Newman

Aquí estamos con el principio de año y la consabida lista de objetivos del 1 de Enero. Hemos escrito en varias ocasiones sobre este curioso fenómeno asociado a las fechas, en el que nos marcamos metas (muchas, me temo), más o menos posibles, con una gran confianza en conseguirlas. Todo esto enmarcado en la alegría de las fiestas navideñas y sus excesos.

Sobre si las cumpliremos o no ya lo hemos comentado en este espacio. Sobre la idoneidad de tenerlas también. En resumen. Marquémonos pocas, con pasitos regulares y próximos y, una vez conseguida una de ellas, pasemos a la otra. Da igual la fecha.

Pero mi propuesta de hoy se sale un poco de las habituales reducciones de talla, incremento de comida sana, o proyectos más o menos asociados a nuestra apariencia externa. Por muy indudables efectos que puedan tener en nuestro interior.

¿Por qué no ir a la raíz?

Porque lo cierto es que, si queremos cambiar, los primeros pasos no están en suprimir los hidratos de carbono. Una primera pregunta, amplia y compleja sin duda, es ¿cuánto de bien me conozco? Tiene truco, porque realmente es lo que llamamos en psicología un test-retest, que tiene como objetivo responder a la misma pregunta, antes y después de haber hecho nuestro trabajo. En este caso, interior.

Comparto con ustedes lo que, para mí, son algunos de los ingredientes del auto conocimiento. No son todos, cada uno de nosotros puede tener unos cuantos más que añadir, pero estos que les propongo, a mi modo de ver, son imprescindibles.

El primer cambio es, quizás, el más paradójico de todos. Porque cualquier cambio duradero pasa por la aceptación. De cómo somos y de lo que sucede a nuestro alrededor. No significa resignación. Cuando estamos atentos y somos conscientes, podemos cambiar aquello que necesitemos cambiar. Es lógico ¿sino sabemos de dónde venimos, como saber a dónde queremos ir?

La aceptación no resulta algo sencillo pero hay un truco. Se trata de no juzgar. Ser capaces de observar y observarnos, con ojos de ingenuidad que no estén contaminados con los condicionantes externos e internos que vamos acaparando a lo largo de nuestra vida. Esto es lo que se denomina mente de principiante, que no es otra cosa que observar con curiosidad, percibiendo la realidad como si fuera la primera vez que la viéramos.

Para ello deberemos aprender a valorar con equilibrio y sin apego a personas y a cosas. Es lo que se denomina ecuanimidad. Exige confianza y aceptación de la incertidumbre, para poder afrontarla con ánimo, aliento y vigor.

Otros elementos esenciales son la paciencia y constancia que implica una práctica repetida, sin desánimo y sin culpa, sin reproches. No es un tema racional, es una cuestión de entrenamiento. Cuanto más se hace, más atención plena y bienestar se obtienen. Cada minuto de cuenta. No fallamos, aprendemos. Y esta es otra de las lecciones a aprender. O desaprender. Según se mire.

No obcecarse en el logro y tener metas alcanzables es un importante aprendizaje de este camino, que nos da dirección y motivación. La flexibilidad es fundamental para adaptarnos a los cambios. A veces, es necesario modificar la meta o la estrategia. O necesitamos prepararnos mejor antes de continuar… No identificarnos con los resultados, abandonando el intento de control, es una parte esencial de este proyecto de cambio desde nuestro interior.

Si a esta receta le añadimos generosidad, empatía y compasión, nuestro proyecto de cambio estará fundamentado en pilares sólidos.

A partir de ahí, si queremos, a contar calorías. O no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s