¡No te quiere!

Es así de sencillo. No lo hace. El maltratador no quiere a su víctima. Así lo expresa muy claramente en su libro ¿Por qué lo hace?, Lundy Bancroft, un consejero con veinte años de experiencia trabajando con maltratadores.

En su libro, desmonta algunos de los mitos más comunes respecto al maltrato machista.

Mito 1: Su pareja previa le hizo daño o le traicionó. Actúa así, por lo que le hicieron.
Hecho: Los maltratadores culpan a todo el mundo menos a ellos mismos.

Los maltratadores siempre hablan mal de sus exparejas. Te convencerán que su anterior pareja es una mentirosa o que está desesperada por volver con él.

Hay que escuchar atentamente a sus argumentos. Puede culparla por “denunciarlo” o “por apartar a sus hijos de él”. O puede decir “no me dejaba ningún espacio”. En definitiva, se trata de ponerse en el rol de víctima.

Esto le permite justificar todo tipo de conductas indeseables -celos, aventuras, violencia, control … – porque, según él, no puede evitar pensar que le van a traicionar otra vez.

Mito 2: Me maltrata porque lo maltrataron de pequeño
Hecho: Puede que sea así, pero no esa no es la razón porque te pega

Para dejarlo claro. Muchos maltratadores fueron maltratados de pequeños. Pero muchos hombres que lo fueron, han conseguido superar entornos brutales y han roto este ciclo. Ayudar a estos últimos es una tarea terapéutica esencial. Justificar su conducta maltratadora por ello, es una irresponsabilidad sin ningún fundamento. Haber sufrido abusos, no te convierte automáticamente en un maltratador.

El maltratador puede intentar utilizar una infancia atroz, para justificar sus golpes. No caigas en la trampa. No intentes entender porque lo hace. Al hacerlo, puedes estar empezando a caer en la trampa de justificarlo.

Mito 3: Maltrata porque está deprimido, traumatizado, o tiene cualquier otra enfermedad mental
Hecho: La enfermedad mental y el maltrato son cosas diferentes

Si, algunos maltratadores tienen una enfermedad mental, pero esto es un problema separado del maltrato. Y la enfermedad mental no causa maltrato – piensa en todas las personas deprimidas, alcohólicas, adictos a drogas, o traumatizadas que no le harían daño ni a una mosca.

De hecho, el típico maltratador es una persona sana y funcional en otras áreas de su vida.

Habitualmente tiene buenas relaciones con otros miembros de la familia, es apreciado en el trabajo, y por sus amigos. Nada de esto implica enfermedad mental.

Los maltratadores suelen manejar mal sus emociones. Cuando se sienten mal, dejan que su tristeza, enfado o frustración crezcan hasta hacer sentir mal a quienes le rodean. No pararán hasta que alguien, su pareja, le trata de ayudar. Entonces tiene a quien culpar.

Mito 4: Es celoso y controlador porque tiene baja autoestima
Hecho: Al contrario. Cree que es especial.

Podemos pensar que si estás allí para apoyarle lo suficiente, puedes parar el maltrato. Irónicamente, esto solo puede empeorar las cosas. Reclama tu atención y tu implicación emocional, pero siempre pensará que no es suficiente. Y se enfadará.

De hecho es lo contrario a inseguro. Cree que es especial, que lo merece y sabe todo. Cree tener derecho a tener toda tu atención, a tenerte todo para él y a castigarte si no haces lo que el quiere.

Cree que debes estar agradecida por la libertad que te permite, a quien te permite ver. Quiere una recompensa por su generosidad, y esto generalmente significa maltrato. Físico o psicológico.
Si no estás convencida, piensa en lo que su maltrato ha conseguido hacer con tu autoestima.

Seguro que eso no te ha convertido en una maltratadora.

Mito 5. Solo necesita ir a terapia individual, o de pareja. Entonces parará.
Hecho: Los privilegios que acompañan al abuso son difíciles de dejar. Los maltratadores suelen engañar a los terapeutas.

Como psicólogo, me resulta difícil admitir esto. Pero así es. La terapia individual no suele ayudar a los maltratadores ¿Por qué? Simplemente porque no ve lo que hace como maltrato, o cree firmemente que es la víctima. Cuando presenta su historia en la consulta, la pinta tan bien, que se hace difícil no creerle.

Por supuesto, tampoco funciona la terapia de pareja. De hecho, en una situación de maltrato no hay relación de pareja que arreglar. No funcionará. El maltratador tiene que admitir su problema para poder empezar a plantearse una terapia de reestructuración cognitiva. Y esto no es terapia de pareja.

Mito 6: Pero me quiere
Hecho: Cree que le perteneces

Dice que te quiere, y puede que crea que lo hace. Pero está confundiendo amor con posesión, con aislamiento del mundo y de los demás. Quiere que hagas lo que dice, que pienses como quiere, que te vistas como el ve adecuado …

No es amor, es un secuestro.

Una nota final: No ocurre nada malo contigo. No estás loca, no eres responsable, culpable o provocadora. El es un maltratador Y punto.
Anuncios

Un pensamiento en “¡No te quiere!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s