¡Seguro qué me duele!

Muchas dolencias físicas pueden deberse a expectativas negativas. fenómeno conocido como efecto nocebo.

Dolor de cabeza. Saber que a gran altitud podriamos sufrir cefalea puede alterar rutas qulmicas en el cerebro y provocar un dolor de cabeza auténtico.

Picores. Indicios visuales o informaciones orales (si se nos explica que tendremos que pasar entre ortigas, por ejemplo) pueden hacer que sintamos picores.

Alergias. Ver, oler, e incluso imaginar algo a lo que se es alérglco puede provocar una reacción.

Dolor. Sl esperamos que algo vaya a hacernos daño, la percepción del dolor se acentúa.

Disfunción eréctil. Saber que se puede ser propenso a la disfunción eréctil aumenta la probabilidad de que se produzca.


Publicado por Victoria Stem en Mente y Cerebro, 73 – 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s