¿Autocontrol?

El autodominio exige autoconciencia más autorregulación, componentes clave de la inteligencia emocional
Daniel Goleman

Quizá, uno de nuestros mayores deseos, si no fantasías, es la posibilidad de tener todo controlado. Que nada de lo que ocurra a nuestro alrededor nos pueda sorprender. Que nuestro mundo sea lo más previsible posible.
Genial ¿verdad? Así podríamos estar tranquilos sabiendo lo que va a ocurrir, como va a reaccionar la otra persona y que es lo que se espera de nosotros. Es el escenario ideal (o es lo que pensamos) para una vida feliz. Pero, afortunadamente, esto no es posible. Por muchísimas razones. Pero probablemente la primera, y por encima de todas las demás, es el principio del cambio. Aquello que queremos controlar, no depende de nosotros, y cambiará. Es como son las cosas.

Por esto resulta tan difícil explicar el concepto de autocontrol en psicología. Porque confunde. Pensamos, cuando hablamos de él, que tiene que ver con lo que ocurre fuera y que, equivocadamente, podemos manejarlo. Y no es así, depende de nuestro interior, de la forma que tenemos de relacionarnos con ese gran desconocido que somos nosotros mismos.

Por esto, el primer paso del autocontrol descansa en el autoconocimiento. En la capacidad que tengamos de aceptarnos, de entendernos, y sin juzgarnos. Aquí es donde interviene otro concepto difícil de acotar en psicología, por su coincidencia con términos religiosos y por su mala prensa cuando se trata de nosotros: la compasión o la auto compasión. La una parece que tiene que ver con una posición de superioridad respecto a otro sobre el que tenemos algún poder y la segunda porque choca directamente con la autodisciplina. En este último parece que tener compasión con nosotros mismos es dejarnos llevar por nuestras debilidades y no echárnoslo en cara. No tener autodisciplina, lo llaman.

Un verdadero galimatías que consigue, cada vez más, que nos separemos de ese conocimiento íntimo sobre nosotros que toda persona desea.

La ilusión de controlar lo externo tiene su máxima expresión en trastornos de la conducta como los obsesivo compulsivos o la celotipia. Uno proviene de nuestro interés en controlar las cosas. El segundo de querer controlar a las personas.

kaboompics.com_Curly brown hair

Ambos, y otros muchos, causan una gran infelicidad al ser humano. Le ponen en la extraña situación de pensar que lo que ocurre a su alrededor es, en gran parte, algo que depende de él.

Lo que hacen los demás, lo que quieren e, incluso, lo que piensan depende de ellos. Y esta es otra de las falacias del control. Pensar que el juicio que hagan los demás sobre nosotros o que hagamos sobre los demás, debe modificar nuestra forma de pensar o de vivir. Es, en cierta forma, la externalización de nosotros mismos. Según veamos o intuyamos, así actuaremos o pensaremos. Un panorama que nos separa del verdadero autocontrol. Del que viene de la aceptación y del conocimiento propio.

Autocontrol es esto, nada más y nada menos. Dejar de intentar controlar. No luchar permanentemente para encajar en un supuesto molde adecuado. No luchar contigo mismo. No hacerlo contra el universo y el flujo natural de las cosas. Dejar de forzarlas para que sean como supuestamente deberían ser. No se trata de no hacer nada. Se trata de hacerlo desde el lugar correcto, una vez lo reconozcamos. No es rechazar nuestra responsabilidad, es ser consciente de la que es. Formar parte de un todo que funciona con la aportación de cada uno de nosotros.

A veces es tan sencillo como darnos cuenta que estamos en modo control y parar, dejando que las cosas sigan su curso, tanto en nuestro interior como fuera de él.

Exige humildad y paciencia, especialmente con nosotros mismos. La próxima semana les propondré algunas formas para conseguirlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s