¿Lloramos?

El llanto es a veces el modo de expresar las cosas que no pueden decirse con palabras.
Concepción Arenal

El detonante del llanto son alteraciones del ánimo de intensidad elevada, sobre todo negativas, como pensamientos dañinos, malas noticias, tristeza o rabia, aunque también las emociones positivas, como una alegría muy intensa.

Ante todos esos disparadores, los expertos no dudan: el principal beneficio de llorar es su efecto como calmante natural. Permite reducir la intensidad de las emociones fuertes y trabajar con ellas para solucionar problemas.

Por el contrario, reprimir el llanto no favorece la salud. Sin embargo, socialmente tiene una connotación de debilidad y muchas personas tienden a cohibirse.

Por esto es crucial que desde la infancia se eduque para la expresión de los sentimientos y emociones. Llorar es una válvula de escape y, como ocurre con una olla a presión, si una persona las reprime al límite, esta emoción se manifestará de forma más incontrolable.

Otras consecuencias de aguantar el llanto es que se contiene más rabia y agresividad. Muchos trastornos de ansiedad se somatizan cuando se bloquean las emociones.

La tristeza es un sentimiento natural. Ante un acontecimiento vital como la muerte de un ser querido, lo normal es pasar un tiempo de duelo, de profunda tristeza. Pero muchas personas, lejos de reaccionar en el primer momento, se quedan bloqueadas.

Hay que enfrentarse a las emociones. Aceptar que hay emociones buenas y negativas y no se deben eliminar estas últimas. Ambas forman parte de la vida y, en ocasiones, hay que sentirlas. Evitarlas o bloquearlas solo hará que continúen ahí.

Unknown

Llorar no es ninguna enfermedad, sino una reacción normal. No obstante, llorar tampoco es preventivo de depresión o de trastornos de ansiedad. No evita tener una patología mental -que depende de determinados factores de la personalidad de cada uno-, pero puede paliar los síntomas de esas enfermedades en un momento concreto.

La sociedad, en ocasiones, medicaliza el tratamiento de sentimientos, como la tristeza, que son naturales y que el ser humano debe sobrellevar. El lloro sano es proporcional al motivo que lo desencadena. Es normal cuando se asocia a un hecho luctuoso, como un fallecimiento, pero no lo es si se asocia a síntomas como no dormir, sufrir angustia, sentirse sin ánimo de hacer nada, estar muy tristes o no moverse de la cama. En estos casos podría ser una señal de trastorno psicológico.

Es entonces cuando debemos acudir a un profesional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s