La familia drogodependiente

¿Como afecta el abuso de drogas a la familia?

Las drogas y el alcohol son sustancias que alteran a las personas produciendo cambios

Agresión
La investigación muestra que el abuso de drogas no es un factor de riesgo en si mismo, sin embargo, el abuso de sustancias puede potenciar otros factores de riesgo. Donde hay riesgo de violencia o abuso infantil, el abuso de sustancia puede incrementarlos, causando perdida de control, disminución de las inhibiciones y memoria y atención deficiente.

Desatención
Los abusadores de drogas desatienden frecuentemente a sus hijos, desde sus necesidades físicas hasta las emocionales y cognitivas. Son muchos los estudios que confirman que los hijos e hijas de adictos a heroína, muestran el mismo patrón de retraso cognitivo independientemente de que sufrieran abusos o no.

Relaciones sexuales
El abuso de sustancias cambia frecuentemente las relaciones sexuales. A veces disminuye la frecuencia, se produce violación marital, o las inhibiciones previas se pierden temporalmente. En general la gente tiende a excusar mas frecuentemente las acciones cometidas bajo la influencia del alcohol o las drogas (“No fue el, era el alcohol …).

Conflictos
Los abusadores de sustancias son mas propensas a meterse en conflictos, a estar con un humor emocionalmente abusivo

Psicopatología
Las sustancias alteran el humor y pueden provocar depresión, ansiedad y paranoia. Esto no es únicamente relevante para el adicto, sino también para su pareja. El cónyuge del adicto esta frecuentemente en mayor riesgo de psicopatología.

Patrones
Los patrones de sueño/vigilia, de comida o las características de personalidad, pueden cambiar cuando se abusa de sustancias. Imaginemos un padre sobrio verbalmente agresivo o un padre alcohólico expresivo y cariñoso.

Day_Sleepers_crop

¿Como se mantiene el abuso de sustancias en el entorno familiar?

Hay fuerzas internas que estabilizan a la familia

Sobrecompensación
Un progenitor abusa de sustancias y el otro sobrecompensa y “capea” la adicción (“No molestes a Papa, ha consumido de nuevo”)

Relevo
Un progenitor usa drogas y el otro se vuelve funcional durante un tiempo, luego recae en depresión o ansiedad y fuerza al adicto a un estado de sobriedad de corta duración.

Sustitución
El padre consume y los hijos revierten los papeles, convirtiéndose en padres entre ellos y para el padre.

Pérdidas
La familia sufre múltiples perdidas, debido a la muerte por abuso de sustancias, accidentes y crímenes; la familia continua abusando y tolerando, y se centra sin embargo en el dolor que han padecido sin aceptar la causa

La familia enseña a sus hijos sus mecanismos

Negación
La negación se establece como un patrón consistente. La negación acerca de la forma de actuar de los hijos, escaparse, volver tarde, … puede provocar que los pequeños problemas se conviertan en grandes problemas antes de que la familia reaccione

Abuelos
A menudo el abuelo se convierte en padre. Al no entender su papel en el desarrollo de la adicción de su hijo, continua comportándose de la misma manera con su nieto, y permite que se desarrolle el abuso en él. El padre tiene un abuelo que consume. El padre puede haber aprendido a negar, y cuando se incrementa el consumo del abuelo, el adolescente comienza a consumir y el padre ignora la situación.
Esto provoca una disciplina inestable que puede propiciar extremos, en los que los padres pueden utilizar estilos muy rígidos y sobredimensionados, y en otros momentos ignorar totalmente la conducta.

La resolución de problemas es defectuosa
Las soluciones están focalizadas en el corto plazo, y frecuentemente no funcionan a largo plazo. Están diseñadas solo para estabilizar el sistema momentáneamente. 
 Por ejemplo, si papa bebe después de trabajar y los niños están solos en casa: El padre puede obligar al hijo de 14 años a sustituirlo lo cual puede funcionar momentáneamente, pero ser desastroso a largo plazo, ya que cualquier conducta o estructura de funcionamiento que se monte en la casa, se abandonará cuando se produce una crisis aguda.
Por otro lado, las soluciones están marcadas por un alto nivel afectivo. Si un problema no provoca este nivel, no es un problema. Los miembros de la familia pueden evitar los pequeños problemas para poder guardar fuerzas para el próximo episodio que provoquen las drogas o el alcohol.

Estructura
Los patrones de caos y desorganización continúan. Las rutinas diarias no existen, los niños no tienen una hora estable de levantarse y acostarse, comidas, tareas del colegio, ocio, …. Los hábiots familiares no se mantienen: una noche cenan juntos y la otra cenan a escondidas porque el padre ha bebido o no está; una noche un adolescente es un adolescente y debe someterse a la autoridad de su padre y la próxima noche el adolescente debe ir a buscar a su padre que esta borracho o detenido.
De esta forma las rutinas familiares mantienen el abuso. Las líneas entre uso y abuso son difusas…durante las vacaciones, los niños se emborrachan o drogan con un pariente adicto, o con el progenitor, y se encuentran expuestos a abusos … los padres gastan el dinero de los regalos en drogas y se arruina la Navidad de nuevo .. la transición de niño a adolescente y adulto es difusa y los hijos no crecen siguiendo las etapas ….

Comunicación.
Los patrones de comunicación incluyen el abuso de sustancias. Cuando los miembros de la familia están bebidos se les muestra afecto, luego beber no esta tan mal. Los miembros de la familia proporcionan consejos contradictorios, como proteger al adicto y a la vez señalar que hasta que no quiera dejarlo nada se puede hacer.
“Mama es más manejable después de consumir, entonces papa la deja que lo haga antes de tener problemas”.
Se desarrolla una comunicación distorsionada y la familia enseña a sus hijos a no hablar del abuso para no dirigir sus frustraciones hacia el, a no hablar de cuestiones dolorosas para evitar provocar la rabia o explosiones emocionales intensas.

Empatía
Las sustancias pueden jugar un papel relevante en la cercanía o el distanciamiento. Los miembros de la familia pueden compartir su uso, para estar cerca unos de otros. Unirse al consumo puede ser una forma de ascender en la jerarquía familiar o “crecer”. Los padres no pueden ayudar a sus hijos a etiquetar sus emociones porque se sienten igual que ellos y enseñan a sus hijos a negarlas y reprimirlas
Los adolescentes pueden reaccionar al consumo de los padres consumiendo ellos otra droga o bien empezando a venderla como una forma de superar su indefensión como hijos de adictos.

Como conclusión, el entorno familiar drogodependiente puede ser una auténtica trampa para cualquier persona. Es por eso que se hace totalmente necesario un abordaje integral y multidisciplinar que permita desmontar una estructura que se sostiene en la adicción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s