Primeros auxilios psicológicos

La manera que vemos el problema, es el problema

Stephen R. Covey

Ponemos un vendaje en un corte o tomamos antibióticos si hay una infección ¿verdad? Nadie lo discute. De hecho, si no lo hiciésemos, sería lo extraño. Nadie entendería que no tomásemos medidas si ocurre algo como esto. Entonces ¿por qué no hacemos lo mismo con nuestra salud mental? Se espera que “superemos” nuestras heridas psicológicas, sin intervenir para hacerlo. Y, sin embargo, pueden ser tan complicadas como las físicas, ¡o más!. El psicólogo Guy Winch, nos propone varias formas para “resetear” nuestro bienestar mental. Son primeros auxilios psicológicos.

Presta atención al dolor emocional. Reconócelo cuando ocurre y trabaja sobre él antes de que vaya más allá.

Nuestro cuerpo nos envía señales cuando algo va mal y debemos prestarle atención. Lo mismo es valido valido para el dolor emocional. Si un rechazo, fallo o mal humor, no mejora, significa que tienes una herida psicológica, y debes tratarla. La soledad, por ejemplo, puede ser devastadora para tu salud mental y física. Cuando te sientas aislado social o emocionalmente, necesitas tomar medidas

Redirige tu reacción cuando fallas. La naturaleza de las heridas emocionales hacen que resulte fácil que un error te lleve a otro. Te centras en lo que no puedes hacer en lugar de en lo que si puedes. Y esto provoca que te quedes en el corto plazo, en lugar de levantar la cabeza y volver a ver las cosas en perspectiva. Te sientes desmoralizado e indefenso. Para parar esta espiral, debemos centrarnos en aquellas cosas que “si podemos” hacer. Ayuda hacer una lista de las mismas, de aquello que es posible llevar a cabo. La clave es conseguir reducir nuestra sensación de indefensión y sustituirla por una de competencia.

Protege tu auto estima. Cuando te de la bajona, tómate un momento para ser compasivo contigo mismo.

La auto estima es como un sistema inmunológico que te protege del dolor emocional y fortalece tu resiliencia -tu capacidad de aguante en situaciones difíciles-. Por esto es muy importante que seamos conscientes de ella, evitando desmoralizarnos o autoculpabilizarnos cuando algo no va como esperábamos. Cuando nos encontremos juzgándonos duramente, probemos a hacer este sencillo ejercicio. Inaginemos que es otra persona, un amigo, quien se encuentra así, y pensemos en lo que le diríamos para que saliese adelante. Podemos escribirlo en un email. Y enviárnoslo a nosotros mismos. Funciona.

boy-477013

Reemplaza los pensamientos negativos con distracciones positivas.

Cuando repetimos las situaciones difíciles en nuestra cabeza, una y otra vez, sin tratar de verlo desde otro punto de vista o buscando soluciones, multiplicamos el dolor emocional. Pasamos a experimentar sufrimiento. Que parece venir más de nuestra reacción ante el problema que por el problema en si mismo. La mejor forma de salir de este círculo vicioso, es distraernos con otra tarea, si puede ser radicalmente diferente. Puede ser un crucigrama o salir a correr. El objetivo es dejar de rumiar y cambiar de perspectiva. Solo con cinco minutos de una actividad que exija nuestra concentración, conseguirá que salgamos de este ciclo de pensamiento negativo.

Encuentra que funciona para ti.

Préstate atención y trata de averiguar como manejas las situaciones emocionalmente complicadas. Utiliza este análisis para ayudarte a saber que herramientas necesitas para tu botiquín de primeros auxilios psicológicos. Exactamente igual que haces con la medicación que puedas tomar. Es en este momento, en el que el apoyo de un profesional de la psicología puede resultar especialmente útil. Te puede ayudar a ver las cosas desde un punto de vista externo y aconsejarte como utilizar tus propias herramientas.

Pero por encima de todo, no dejes que tu salud emocional quede en manos de la casualidad. Mejoramos si intervenimos. Si aprendemos a conocernos y a encontrar la forma de salir de los atolladeros en los cuales nos metemos, en ocasiones sin ser conscientes de ello. No lo olvides. Tu salud mental es tanto o más importante que tu salud física y, desde luego, tiene una gran influencia sobre ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s