¿Cómo salgo adelante?

Nunca dejes de sonreír, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes quién se puede enamorar de tu sonrisa.

Gabriel García Márquez.

Sobrevivir a una ruptura sentimental puede ser realmente doloroso. Cuando nos ocurre, no queremos, aunque podamos, ni relacionarnos con nadie. El dolor está a flor de piel y es muy real, al menos para quien lo sufre. En ocasiones se muestra como una total indefensión y no parece que nunca se vaya a ir. Pero hay cosas importantes que recordar. Como que tenemos personas que nos quieren y que están dispuestas a ayudarnos. Y que, a pesar de no parecer posible, hay luz al final del túnel. Las heridas cicatrizan y si además nos preocupamos de cuidarnos, lo podremos conseguir más rápido de lo que pensamos. Para ello es importante que adoptemos algunas medidas que, como muchas medicinas en ocasiones, no son sencillas de tomar. Este es uno de esos momentos en que nuestro cerebro se debe poner al mando para ayudar a nuestro maltrecho corazón.

Hay una serie de reglas o consideraciones que nos pueden ayudar a conseguirlo.

No contactes con tu ex. Es la primera regla y, quizás, la más importante al principio. Mantén la distancia. Olvida el Whatsapp, el Facebook o las llamadas telefónicas. Es uno de los momentos más vulnerables que probablemente tendremos y, exponernos innecesariamente, no es buena idea.

Esto no tiene porque ser algo permanente. Pero es mejor evitar cualquier acercamiento innecesario a la fuente del dolor.

Admite tus emociones. Si tienes que llorar, hazlo. De nada sirve intentar “tapar” como te sientes. Es mejor que vivamos conscientemente todas las etapas para poder reconocer donde estamos a medida que vayan surgiendo. Forma parte de este proceso de ruptura. Es normal que te sientas mal.

Acepta. Afrontar el final de una relación es un poco como abandonar el consumo de una sustancia. Existen una serie de pasos que están muy guiados por el tiempo y la aceptación. Cuanto antes reconstruyamos nuestra vida sin la otra persona, antes lo conseguiremos. Esto es así, incluso cuando no fueses quien quería terminar con la relación. Aunque puede resultar complicado, es un proceso de reconocimiento de nosotros mismos, de búsqueda de nuestra propia felicidad. Por mucho que nos pueda resultar difícil de entender, durante un tiempo.

Citas11.001

Reconoce tu vulnerabilidad. Es un paso importante que tiene que ver con la aceptación de la situación que vivimos. De nada sirve hacernos como si fuéramos fuertes, cuando no lo somos

Encuéntrate. Queramos o no, nuestra vida en pareja ha determinado mucho, o eso pensamos, como somos o como pensamos. Por esto, la labor de búsqueda propia que debemos emprender, la haremos sin juzgar. No cerremos puertas a nada o, al menos, a la posibilidad de algo. No confundamos esta propuesta con el despecho. No se trata de hacer todo aquello que pensamos que puede fastidiar al otro o a la otra. Esa sería la mejor forma de conseguir lo contrario. Perdernos aún más.

Pásalo bien. A lo que nos referimos es a la necesidad de buscar en nosotros aquellas cosas que nos pueden hacer felices, explorarlas para comprobarlo y, si nos gusta, quedárnoslas. En el fondo una ruptura sentimental es un gran empujón fuera de nuestra zona de confort. Ya que estamos aquí afuera, aprovechemos para ver que es lo que hay que nos guste.

Perdona(te). Es la fase siempre más compleja. Quizás porque interpretamos el perdón como algo externo. No se trata de pasar por alto el dolor que pudo haber antes, durante o después de una ruptura. Se trata de no permitir que sea algo que nos condicione. Podemos elegir si queremos anclarnos en él, o seguir adelante. Y esto pasa, inevitablemente, por el perdón, propio y ajeno. Es, el fondo, decidir afrontar una nueva vida en positivo o con resentimiento. Les aseguro que las consecuencias son bien diferentes en ambos casos.

Como hemos dicho al principio, este es un proceso que emprendemos a solas. Quien nos acompañe en él, es nuestra decisión. Bien sea nuestra familia, un profesional de la psicología o un amigo, asegurémonos que somos nosotros quienes conducimos esta dura parte del camino de nuestra vida.

Anuncios

6 pensamientos en “¿Cómo salgo adelante?

  1. Que cierto lo que dices, aveces tenemos las cosas en frente de los ojos y ni las miramos, gracias por tus palabras me ayudan mucho ya que aún no supero una ruptura con mi novio…. Gracias Leocadio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s