¡Deja de juzgar!

Quizás te dé igual lo que piensen extraños que ni te van ni te vienen. Pero puede que sí te siente mal que te juzguen, que no se tomen tiempo para escucharte y comprenderte. Ésa es la razón principal para decidir no emitir juicios precipitados sobre otras personas: a nadie nos gusta que nos juzguen alegremente.

Citas2a.001

Si necesitas más razones te proponemos estas.

Todos somos diferentes

Yo no puedo juzgarte a ti según mis valores, mis prioridades o mis gustos personales, porque tú eres una persona distinta y, por tanto, tienes tu propia forma de pensar y de actuar. Nadie es perfecto

No conoces

No puedo juzgar sin conocer y, menos todavía, sin hacer el intento siquiera de entender las razones del comportamiento de alguien. No sé nada de la historia de la otra persona, de sus necesidades, de las circunstancias que le hacen actuar así. Las apariencias engañan

Quien juzga se define a sí mismo

La gente puede dar valor a mi opinión o no dársela. Pero es sólo eso: una opinión.
Te defines con tus actos. Cuando criticas, habla de ti, no de la otra persona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s