Hace ya bastante tiempo que la ciencia ha demostrado de manera irrefutable que todos los embriones de todas las especies, entre ellas la humana, en sus primeros estadios son todos hembras, que los machos no son sino que “hembras genéticamente alteradas” por la presencia del cromosoma “Y” aportado por el padre, dada su carga de hormonas andrógenas, especialmente testosterona, que transforman a la hembra en macho. Que en ausencia de estas hormonas el embrión prosigue su desarrollo en su estado primigenio que es el de ser una hembra.


Así resulta que primero fue Eva, y no Adán. Una vez más, la ciencia echa por tierra uno de esos tantos mitos bíblicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .