Un líder es mejor cuando la gente apenas sabe que existe, cuando su trabajo está hecho y su meta cumplida, ellos dirán: Lo hicimos nosotros.
Lao Tzu

Los grandes líderes deben ser vanidosos, controladores, con mucha autoconfianza y sabiduría. Si las personas quieren seguridad, necesitan autoridad.

O eso es lo que nos repiten una y otra vez. Pero ¿es verdad?

Pues lo cierto es que no parece. Al menos según se desprende de una exhaustiva investigación llevada a cabo recientemente en China. Uno de los factores más curiosos, no tiene nada que ver con la certeza o la vanidad, más bien con todo lo contrario: la humildad. Este estudio parece confirmar que es la cualidad más apreciada en las empresas, por parte de los empleados y de los equipos de trabajo. Tiene la capacidad de conseguir la implicación de todo el equipo, fomentando la sensación de pertenencia y favoreciendo la responsabilidad respecto a la labor que se desempeña. Y esto es un fenómeno que se filtra en el modelo de la organización, a lo largo de toda su estructura.

Citas22c.001Los autores del estudio describen los atributos esenciales del líder humilde.

En esencia, aceptan que hay algo más grande que el ego. Su sencillez se manifiesta en una mayor conciencia de si mismo y receptividad. Estos líderes buscan más la trascendencia que la propia satisfacción…”

El autoconocimiento y la aceptación de sus propias imperfecciones así como la conciencia precisa de sus habilidades y talentos, constituyen otra parte importante de este tipo de dirigentes. Aprecian la valía de los demás, sus fortalezas y contribuciones, careciendo de la necesidad de atribución o la dominancia sobre otros.

Estos resultados, recogidos en Psyblog  se apuntaban ya en estudios realizados hace unos años en empresas líderes de Estados Unidos. El factor más relevante de un buen (y exitoso) líder era la modestia. Tampoco parece resultar extraño que estos responsables eran los más apreciados por sus equipos de trabajo.

Los autores del estudio chino concluyen como los atributos clásicos que parecían estar asociados a un buen líder, tales como el autoritarismo o dominancia no parecen ser los mejores predictores de su capacidad o excelencia.

Más bien todo lo contrario. Este tipo de características consiguen que sus equipos se distancien de los objetivos comunes, y los distancian de la necesaria implicación que una tarea de equipo requiere.

Un pensamiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .