Destruye la queja de “se me ha dañado” y destruido queda el daño.

Marco Aurelio

La resiliencia es esa capacidad humana que, frecuentemente, vemos en otras personas y pensamos que nosotros no tenemos. La vemos en esa madre o ese padre que afronta la enfermedad de su hijo y tienen tiempo para sonreír, para enseñarnos que la vida vale la pena vivirla. O en alguien que parece haberle tocado todo lo peor en su existencia y es capaz de enseñarnos como crecer como personas.

He tenido la suerte de compartir el camino de muchas de estas personas, y de aprender de ellas, a pesar de que, supuestamente, el profesional que les iba a ayudar era yo.

Quienes peor lo están pasando son quienes más nos pueden enseñar. Pero para eso hay que estar atentos. Hay que ser capaces de ir más allá de nuestras narices. Es un ejercicio de humildad, de aceptación y de abandono del ego. Y no siempre estamos dispuestos a ello. Al fin y al cabo, hay quien piensa que son sus problemas lo que les define, su autocompasión lo que realmente vale la pena. Este artículo no es para esas personas.

Citas9a.001

Nuestra propuesta de hoy va dirigida a quienes quieran desarrollar su resiliencia. Quien quiera aprender a trascender de las quejas por lo mal que están las cosas y ser felices. O quizás debería decir, reconocer que lo son. Porque ese es el primer obstáculo que nos encontramos cuando estamos buscando la felicidad. No la vemos frente a nosotros. Aunque otros si la vean.

Es un juego perverso, que nos lleva a pensar que no tenemos lo que ya poseemos. Estamos más pendientes de aquello que se supone que debemos tener para ser felices y nos perdemos en la fantasía de las expectativas. Sería una versión adaptada de la frase: la vida es aquello que ocurre mientras estamos planeando otras cosas. Que paradoja ¿verdad? Vivir el presente, esa es la primera clave que debemos introducir en nuestra vida. Ya, lo se. No paramos de repetirlo. Y no es tan sencillo.

Nadie ha dicho que lo fuese, especialmente cuando todo lo que nos rodea está pensado para que pensemos lo contrario. Nos educan para pensar que todo esta marcado por nuestro pasado, y que debemos pensar en el futuro. Pero ¿y lo que estamos haciendo ahora? Es lo único real y no lo estamos viendo. Por supuesto que nuestro pasado tiene importancia, siempre que seamos capaces de sacar las lecciones adecuadas y positivas de él. Nunca si convierte nuestro presente en un túnel de quejas y arrepentimientos. Hemos podido pasar una mala experiencia de pareja, pero eso no significa que todas las experiencias de pareja sean malas. Lo mismo ocurre con el futuro. Tendremos el que nos trabajemos en nuestro presente. Si no dedicamos tiempo a nuestros amigos, no estarán ahí dentro de unos años. Si no estamos con nuestros hijos en su crecimiento, no podremos recuperar ese tiempo perdido.

Otra clave que nos ayudará a apreciar lo que tenemos es entenderlo. Hay cosas que no nos queda otro remedio que hacer y que pueden no gustarnos o, simplemente, ponernos de mal humor. Puede ser conducir hasta el trabajo sufriendo un atasco todas las mañanas o los impuestos que tenemos que pagar a pesar de lo poco que ganamos. Aquí la clave está en otra conocida frase: Si el problema tiene solución, ¿por qué te preocupas? Y si no la tiene ¿por qué te preocupas? A mi me gusta llamar a estas circunstancias, instrumentales, o inevitables. No merecen la pena dedicarles nuestras emociones. Especialmente porque nos quitan espacio a aquellas otras que son importantes en nuestra vida. Las que nos hacen vibrar.

Estas vienen definidas porque las sentimos en nuestro interior, provienen de nuestra motivación más interna. Son aquellas con las que nos comprometemos, dando un paso al frente y responsabilizándonos de ellas. Las cosas importantes también son las que sentimos que dependen de nuestro empuje y entusiasmo. Puede que necesitemos de otras personas para desarrollarlas, pero sin nosotros, no es posible.

En el fondo se trata de cambiar el lado desde donde miramos al mundo. Dejar de pensar que son otras personas las que tienen que hacer cosas para que nuestra vida mejore y ponernos manos a la obra por nosotros mismos. Una vez lo hagamos ¡toda ayuda será bien recibida!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .