¿Éxito o felicidad?

Encontramos la felicidad en el camino que recorremos mientras la buscamos.

Eduardo Punset

El huevo o la gallina. La eterna pregunta. Seguro que la mayoría de nosotros, sin embargo tiene una respuesta clara. Nuestro cerebro está entrenado para ello. Decimos por ejemplo: “Seré feliz cuando encuentre un trabajo” o “cuando acabe la carrera” o “cuando consiga salir con esta chica (o chico)”.

La fórmula parece clara. Trabaja mas duro, entonces tendrás éxito y serás feliz.

Es lo que comentan los alumnos de Shawn Achor, psicólogo especialista en felicidad y profesor en Harvard. Cuando les pregunta acerca de ello su respuesta es algo así: “Estoy trabajando duramente para ser feliz cuando… (consiga un trabajo espectacular, una investigación impactante o cualquier otro objetivo que se les pueda ocurrir)

Pero, comenta Achor: ¿no se supone que iban a ser felices cuando entrasen en Harvard? ¿Qué es lo que falló en su fórmula de la felicidad?

Va a resultar complicado encontrar la felicidad tras el éxito, si cambiamos nuestras metas constantemente.  En su libro, “la Ventaja de la Felicidad”, Shawn Achor propone invertir la fórmula. Seamos felices y luego busquemos el éxito. La felicidad como precursor, no como consecuencia.

exito-y-felicidadCualquier relación, empezando por el amor y siguiendo por el trabajo o los negocios, mejora cuando somos positivos en primer lugar. Tiene lógica, si conseguimos mantener un nivel de satisfacción personal, aún en los malos momentos, incrementamos las posibilidades de conseguir todo aquello que nos propongamos, incluso más felicidad.

Entonces ¿cómo podemos conseguir la felicidad a partir de ahora?

En primer lugar parando de pensar que consiguiendo un trabajo, un ascenso o aprobando un examen, seremos felices. ¿O todas las personas que tienen un trabajo, un ascenso o aprueban lo son?

No igualemos éxito a felicidad.

En segundo lugar, seamos conscientes de que la felicidad es un trabajo en si. No es un misterio. Tenemos que entrenar a nuestro cerebro para ser positivos tal como lo hacemos con nuestro cuerpo.

No solo tenemos que trabajar felices, tenemos que trabajar nuestra felicidad. 

Quizás cuando le preguntamos a alguien si es feliz en su trabajo, también tendríamos que preguntarle si es feliz en la vida. Y es que todo el mundo aspira a ser feliz, pero no todos saben cómo conseguirlo.

En esta línea últimamente están apareciendo iniciativas para correlacionar la buena marcha de una organización con el nivel de felicidad de su personal. Pero ¿por qué le dan tanta importancia? Básicamente por cuatro motivos:

La gente feliz en el trabajo es más productiva. Está más comprometida, más motivada, proporciona un mejor servicio al cliente, trabaja mejor en equipo y hace mejores líderes.

La gente feliz en el trabajo es más sana. La felicidad y la salud están interconectadas. La gente feliz se pone menos enferma y se recupera mucho antes, en general trabaja más, se compromete más en el trabajo y tiene más energía en la vida.

La gente feliz en el trabajo es más leal. Tiene menos tendencia a irse. Las organizaciones con gente feliz tienen un ratio de retención más alto y, por tanto, unos costes de reclutamiento muy inferiores a la media.

La gente feliz en el trabajo es más innovadora y más creativa. La emociones positivas generan creatividad y capacidad de abstracción, de ver el conjunto. Esto es bueno, no sólo para imaginar nuevas maneras de hacer las cosas, sino para ser capaces de llevarlas a cabo.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Éxito o felicidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s