Nos condenamos siempre por lo que decimos, no por lo que hacemos

Javier Marías

Adri
Adri González Brito @agbfotografo

Cuando hay algo que está dificultando nuestra relación con las personas que nos importan, mejor es hablarlo. Difícil no estar de acuerdo con esta propuesta ¿verdad?. Pero no es tan sencillo. Encontrar el momento, la actitud adecuada, el enfoque que debemos utilizar en cada situación hacen que, en muchas ocasiones, vayamos posponiéndolo hasta que ya es demasiado tarde.

Antes de hablar tomate un buen rato para examinar tus motivaciones personales. Ayuda mucho pensar como si fuera un proyecto que preparas. Te hace ver las cosas desde otro punto de vista, quizás no tan impulsivo. Debemos evitar decir lo primero que se nos pasa por la cabeza. Las palabras una vez dichas, permanecen. Y conviene que le dediquemos tiempo a elegirlas. Esto, además, tiene el efecto de calmarte, te exige analizar como te sientes y descubrir hasta que punto es tu ego quien está guiando la interpretación del problema.

Reconocer que es lo peor del problema que quieres abordar y como te hace sentir, identificar en que momento se produjo, o si ya ha ocurrido antes, te ayudará a centrar tu conversación y la hará más productiva.

También es importante saber que es lo que queremos conseguir con nuestro razonamiento. ¿mejorar?¿tratamos de que la otra persona nos conozca mejor, a nosotros o a nuestros sentimientos? o ¿tratamos de ganar una batalla?¿queremos dejar claro quien tiene la razón? Aclarar todo esto es primordial. En ocasiones entramos en discusiones que no aportan nada a nuestra vida o nuestra relación. Ayuda saber como queremos que se desarrollen las cosas tras haber hablad e imaginar si nuestros argumentos contribuyen a ello o no.

Otra interesante estrategia es la de verlo desde fuera. Imaginar que estamos aconsejando a un amigo o amiga sobre lo que podría hacer en una situación como la que nos afecta a nosotros.

Programa el momento. Abordar cuestiones delicadas rara vez sale bien si cogemos a la otra persona desprevenida. Hay que buscar un lugar y una hora adecuada para poder hablar convenientemente.

Son propuestas como ¿es este un buen momento para hablar? o ¿te vendría bien mañana después de cenar?, las que debemos utilizar para no dar la sensación de asalto.

Elimina las distracciones. Apaga la música, el ordenador o la televisión. Es esencial enfatizar que esta conversación es una prioridad para ti. Habla en primera persona. Es importante que quede bien claro como te sientes tú respecto a lo que planteas. Si vas directo al grano evitarás confusiones incomodas.

Haz saber lo que te gustaría conseguir. Debes ser muy específico acerca de ello y expresarlo de forma positiva y concreta. La idea es presentar la alternativa que nos gustaría que ocurriese, en lugar de quejarnos por lo que está ocurriendo. Si decimos a alguien que deje de hacer algo que nos molesta, por ejemplo, sin proponer otra cosa, es muy probable que la otra persona se cierre en banda.

Que debemos evitar

Tan importante como lo anterior, que debemos hacer, lo es aquello que no debemos hacer, en una conversación sobre algo delicado.

Debemos evitar las acusaciones o críticas. Solo van a conseguir que la otra persona se ponga a la defensiva. Tampoco los “deberías” sirven de mucho ya que nos pone, automáticamente, en una posición de superioridad.

Es muy importante no minimizar nunca el dolor del otro. Si alguien lo está pasando mal y le decimos algo como “todos sufrimos”, conseguiremos todo lo contrario a lo que estamos comentando.

Por lo mismo debemos evitar dar consejos o ultimátums, como forma de manipulación que son, también harán que la otra persona se sienta en una posición de inferioridad y perciba que estamos evaluándola.

Y por último, pero no por ello menos importante, tengamos en cuenta que, mientras no se demuestre lo contrario, no poseemos la capacidad de leer la mente. No esperemos que nuestra pareja, nuestro hijo o nuestro compañero de trabajo lo hagan.

¿Cómo podemos hacer todo esto?

Además de los consejos para programar y plantear nuestra conversación delicada, y una vez estemos en ella es de gran ayuda:

Empatizar con la otra persona. Es decir intentar ponernos en su lugar y tratar de ver como se siente.

Construir la conversación. Evitar una “conferencia” y utilizar una escucha activa sin sentir la necesidad de “rellenar” los silencios. En ocasiones son el momento ideal para reflexionar.

En general, cuando tenemos que abordar cuestiones incómodas, debemos recordar que no tenemos la capacidad de cambiar a nadie por mucho que lo intentemos. Y que la única forma de conseguir que alguien lo haga, es que sienta la necesidad de hacerlo. Y si además percibe que esto va a mejorar su vida y la de los demás, las posibilidades serán mucho mayores.

2 pensamientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .