Hoy me he levantado y ¡no hay agua!¿Será un corte programado?¡El coche no arranca! Está claro que el día esta empezando raro, por decirlo de alguna forma. Bueno, cogeré el tranvía, llegaré tarde al trabajo y se me liará la mañana. Respira, ¡todo tiene su lado brillante! Tengo que correr para coger el tranvía. Lo consigo. ¿Y el bono? No lo encuentro. Me dan unos toques en la espalda. El revisor.

Cuando pensamos en la fuente de nuestro estrés, no le damos mucha importancia al día a día, a estas pequeñas cosas que, van llenando nuestro vaso y que, en ocasiones, propician que perdamos el control.

Llegamos tarde a una reunión, no tenemos fruta para el desayuno, no aparece el ticket del aparcamiento, se va el agua …nada serio, al menos no para perder los nervios. Sin embargo, por momentos estamos de peor humor, y saltamos por lo mínimo. Si conseguimos ser conscientes de lo que ocurre, nos daremos cuenta de que se van acumulando y nos van poniendo irascibles. Estas pequeñas contrariedades, generan estrés, del de verdad y debemos aprender a manejarlas.

En una nueva investigación, publicada en Psychological Science, este mismo año, se examinaron las reacciones personales a estresores diarios y como se reflejaban  pasados unos años. A los participantes se les pedía que registraran sus pequeños tropiezos diarios a lo largo de ocho días y cómo se sentían. Los disparadores más comunes eran: pequeñas discusiones, averías, el tráfico o llegar tarde a una cita.

lavadora_rota

A los diez años, se les preguntaba si habían recibido tratamiento por ansiedad, depresión o cualquier otro trastorno emocional en los últimos doce meses. Los resultados mostraron que la forma en que las personas reaccionan ante estos contratiempos diarios predecía la aparición de problemas emocionales una década más tarde.

¿Cómo podemos afrontar esta situaciones?

No es algo que resulte sencillo, ya que en muchas ocasiones no somos conscientes de que nos estén afectando. Es más, cuando aparecen síntomas como ansiedad o depresión, pocos lo asociamos a este efecto de vaso que se rebosa.

Los métodos que la psicología nos ofrece para abordar estos estresores diarios son muy sencillos y bastante conocidos. Pero merece la pena recordarlos. J. Dean nos propone un plan denominado La Mente Tranquila, que fue desarrollado por un grupo de profesionales esta mismo año y que nos presenta cinco pasos para afrontar la tensión diaria con éxito.

  1. Conocimiento. Lo hemos comentado antes. Pensamos que no nos afecta, pero lo hace. Sabemos lo que nos pone de los nervios. Puedes escribirlo y así ser consciente de ello. Cuando vuelva a ocurrir, anticiparás tu reacción.

En ocasiones, esta etapa es suficiente para conseguir cambiar nuestra forma de reaccionar al estrés cotidiano.

  1. Respirar. Lo se. Puede resultar obvio. Cuando experimentamos ansiedad, respiramos mal, entrecortadamente. Pero es algo muy importante. Respirar y, especialmente ser consciente de ello, nos ayuda enormemente a cambiar el foco de nuestra atención y nos regresa al control de la situación.
  2. Pensamientos tranquilizadores. No es lo más fácil en una situación en la que nuestro corazón parece que se nos sale, pero debemos intentar encontrar que palabras o imágenes consiguen cambiar nuestro estado de humor.
  3. Aumenta tu actividad. ¿No sería más lógico que nos calmáramos y no hiciésemos nada?. No es así. Una mente desocupada tiene tiempo para divagar, para pensar en posibilidades improbables y agobiarnos.

Tener nuestras actividades programadas nos ayuda a conseguir que, cuando nos pongamos ansiosos, podamos acudir a esa lista de cosas que queremos hacer y distraernos.

  1. Duerme bien. A menudo no somos conscientes de la influencia que el sueño tiene en nuestra forma de enfrentarnos al mundo. Es muy importante que tengamos hábitos saludables de sueño que nos garanticen, hasta cierto punto, estar descansados para abordar nuestro día a día.

Por último, no es mala idea que, si no sabemos como empezar, acudir a un psicólogo que nos ayude a hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .