La mayoría de nosotros nos hemos enfadado por algo en las últimas 24 horas. Es un estado que generalmente no nos gusta. Tendemos a pensar en el enfado como una emoción salvaje, negativa.

Existen multitud de buenas y civilizadas razones para evitarlo. No solo nos hace sentir mal, sino que provoca que nos comportemos como imbéciles, sin darnos cuenta de lo auto-destructivo que resulta.

Como resultado de esto, hacemos todo lo posible para no enfadarnos u ocultar que lo estamos. Pensamos que nuestro enfado es algo vergonzoso, que no debemos mostrar, al menos en público.

La realidad es que cuando nos referimos al enfado, a la rabia, la mayoría de nosotros nos estamos refiriendo a algo que percibimos como incontrolado, que se “derrama” hacia todos lados y que termina haciéndonos daño tanto a nosotros como a los demás que nos rodean. En psicología esto forma parte de lo que se denomina “descontrol emocional” y requiere de la intervención de un profesional para manejarlo.

Pero distintas investigaciones nos sugieren que enfadarse también tiene su lado positivo. Como todas las emociones, tiene sus propósitos, que pueden resultar enormemente beneficiosos para nuestro desarrollo personal.

La rabia (o el enfado) son motivantes si la convertimos en energía positiva. En un estudio reciente se encontró que cuando percibimos que algo puede ser beneficioso para nosotros, “apretar los dientes” para conseguirlo, incluso enfadándonos de forma constructiva, nos hace sentir más capaces y nos da una energía extra que no conseguiríamos de otra forma.
Los “rabisquitas” son más optimistas. Puede que suene extraño, pero lo cierto es que aquellos que son más propensos a enfadarse suelen también tener una mejor visión del futuro. En un estudio con personas que vivieron el 11S, se comprobó que los que experimentaron mas rabia eran, sin embargo, los que esperaban un futuro mejor.
El enfado puede beneficiar las relaciones. Si, aunque parezca mentira, enfadarse es la forma natural de comunicar que algo no nos gusta. Si este enfado es constructivo, establece una dinámica emocional que puede resultar muy beneficiosa en una relación.
Enfadarnos reduce la violencia. Aunque resulte paradójico, expresar enérgicamente nuestra disconformidad con algo que no nos gusta o nos parece injusto, puede conseguir que aquellos con capacidad de cambiarlo, consideren hacerlo.

Esto es lo maravilloso de la condición humana. Estar contento no siempre es bueno y estar enfadado no siempre es malo. Y, a menudo, enfadarnos consigue que nos motivemos para actuar, para cambiar.

3 thoughts

  1. No estoy del todo de acuerdo con este artículo. Se me ocurre que, incluso en el caso de que un enfado tenga una finalidad positiva, por ejemplo, que alguien cambie un acierta actitud, esta persona puede estar más propensa a no cambiar su actitud justamente debido a mi enfado.

    1. Pues tienes toda la razón. Pero lo que propongo es los beneficios de enfadarse consigo mismo. O de manifestar nuestro desacuerdo con algo.
      A veces puede ocurrir lo que comentas pero también nos podemos encontrar que, por no decir que algo nos guste, terminemos inmersos en una situación no deseada.
      Y luego nos enfadaremos por no haberlo hecho.
      Gracias por tu aporte Gemma!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.