Nada resulta más atractivo en un hombre que su cortesía, su paciencia y su tolerancia.
Marco Tulio Cicerón

¿Por qué nos atraen más unas personas que otras?¿Por qué se parecen nuestros amigos?

Muchas de estas cuestiones están influenciadas por normas sociales, por nuestras creencias o, lo que parece más curioso, por asociaciones basadas en premisas muy débiles. Conocer porque elegimos a nuestros amigos puede ser una interesante forma de conocernos a nosotros mismos.

Estos son algunos de los condicionantes que parecen modular nuestras decisiones, según las investigaciones de diferentes autores desde el campo de la psicología social.

Proximidad. Parece algo evidente que tenemos mas posibilidades de hacer amigos con aquellas personas que viven cerca de nosotros, al menos cuando la amistad comienza. En el colegio teníamos mas posibilidades de hacernos amigos de aquellos que se sentaban próximos a nosotros. Esto ocurre porque la cercanía física provoca conocer más detalles de las personas y así poder compartir gustos o experiencias con ellas.

Asociación. Tendemos a asociar nuestras opiniones acerca de los demás a nuestro momento actual. En otras palabras, si conocemos a alguien en un seminario o taller que nos gusta, damos por sentado que puede ser un buen candidato a nuestra amistad.

Similaridad. Compartir gustos o rechazos también une. Si escuchamos a nuestro candidato o candidata a amigo expresar su rechazo a algo que detestamos, pensaremos que su amistad puede valer la pena.

Reciprocidad. Es sencillo. Nos suelen gustar aquellas personas a quienes les gustamos. Esto puede ser producto de la agradable sensación que se produce al saber que le caemos bien a alguien. Consecuentemente, nos sentimos cómodos en su compañía y elevamos nuestra atracción hacia ella.

Atracción física. Este aspecto juega un relevante papel en quien elegimos como amigos, aunque no tanto como en la elección de pareja.

Este último aspecto arroja un interesante factor de cómo elegimos a nuestros amigos o pareja. ¿No te has preguntado alguna vez porque la gente atractiva tiende a relacionarse entre ella? ¿O porque los hombres con éxito acaban con una mujer físicamente atractiva, quizás mucho más joven?

Parece haber algo de cierto en estos estereotipos, ya que al parecer tenemos la tendencia a asignar “activos sociales” o “puntos de atracción” a toda aquella persona que conocemos.

Estos puntos se dividen en categorías tales como atractivo físico, sentido del humor, educación y nivel adquisitivo. Si la educación nos parece muy importante, asignaremos mas puntos a esta categoría haciendo mas probable que nuestros amigos o pareja tengan mayor nivel educativo. Lo mismo ocurre con el dinero, buscaremos hombres o mujeres con un nivel adquisitivo similar al nuestro.

Nos puntuamos a nosotros de acuerdo a esas mismas categorías y, al menos hasta cierto nivel, conocemos nuestra puntuación. Luego elegimos amigos y parejas.

Piensa en tus amigos y como los puntuas en estas categorías para descubrir que es importante para ti ………… ¡al menos respecto a estas categorías!

Un pensamiento

  1. Bonito artículo Leo, interesante como todos. “Dios los cría…y ellos se juntan”; déjame decirte una cosa; sin conocerte con exactitud, ni proximidad física o geográfica; te considero un amigo. Y te puedo decir que soy bastante exigente con este tema, ya te iré contando.

    Un abrazo y feliz viernes y por ende, Fin de semana.

    Yván.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .